Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Cultura

MÚSICA

Hoy se presentará en Hondarribia el disco colectivo en homenaje al músico muerto hace unos meses

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
El hondarribitarra Mikel Errazkin fue un chaval con alta sensibilidad musical que se dio a conocer en el grupo de jóvenes bidasotarras Sorotan Bele, formado a comienzos de los años noventa del pasado siglo. Sorprendieron con su alegre debut a la irlandesa, del que se da la cifra de hasta 40.000 copias vendidas, cantidad inusual para el mercado vasco, y dejaron en tres discos su particular sello céltico en la música euskaldun.
Quiso la mala fortuna que Mikel, flautista y compositor mayor de la agrupación, sufriera una trombosis en Suiza, en el año 1994. No había cumplido aun los veinte años. Salió adelante, pero con una importante merma de sus facultades físicas, en dicción y en movilidad del lado derecho del cuerpo, lo que le obligó a dejar de participar en los conciertos de Sorotan, aunque continuó e incluso acentuó sus responsabilidades compositoras en el grupo.
Según sus allegados, Mikel era una persona psicológicamente fuerte y decidió aprender a hacerlo todo con el lado izquierdo de su cuerpo. Consiguió tocar el teclado con la mano izquierda y se encargó de los trabajos de producción del grupo hasta su disolución en el año 1996.
Mikel construyó en la ciudad fronteriza su propio estudio de grabación y montó el sello discográfico Hirusta, en el que acumuló hasta cinco discos propios. En el año 1995 apareció su debut autónomo Bostak arte. En el año 2002 salió el experimento Airborn, una obra de música y danza basada en instrumentos de viento que Errazkin compuso mano a mano con el músico Becky, apoyados por un amplio plantel de colaboradores. Estabilizó Mikel después el grupo HF, con el que grabó los discos Azken momentuan (1997), Beti berandu (1999) y 10.0 (2004). En 1996, formó el experimento Aixa, con Urbil Artola, ex componente de Sorotan Bele, con el que editó un disco.
Responsabilizándose frecuentemente de las labores de producción, arreglos y de grabación, coleccionó hasta unas 30 producciones para su sello y estudio de grabación. Destacaron algunas series como Lo Lo Kanta ttikiak, cuya cuarta entrega dejó a medio hacer y acaba de ser editada. Y discos de muy distinta orientación musical con solistas o grupos.
Tuvo un achuchón el año pasado, que le obligó a usar una silla de ruedas, y aunque intentó remontar el vuelo y seguir con sus proyectos en el sello Hirusta, apenas si pudo dejar unos esbozos de su última obra antes de que la salud se le apagara del todo el día 5 del pasado mes de septiembre, a la edad de 34 años. En primavera fue su última aparición pública en escena, como miembro del grupo de folk Lantz.
Una larga lista de amigos y colaboradores han protagonizado el disco de homenaje bidean aurkitu zintudan, que fue presentado en la pasada Feria de Durango y que será el cuerpo central del homenaje de este domingo en el polideportivo de su ciudad.
El propio ayuntamiento hondarribitarra se ha hecho cargo de la iniciativa y en el concierto intervendrán casi todos los músicos que participan en las 18 canciones del disco. Desde su propia formación Mikelerrazkin & HF a los Artola padre e hijo, el madrileño Javier Álvarez, el irlandés Alan Griffin o las numerosas chicas de las que se rodeó en su labor musical: Oihana Lekuona y Ane Odriozola (de HF), Alaitz eta Maider, Nieves Arilla, Josune López, Olatz Prat o Garbiñe.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Videos de Cultura
más videos [+]
Cultura
Vocento
SarenetRSS