Azpeitia, feudo tradicional del PNV y ahora en manos de ANV

El Ayuntamiento rechazó la "moción ética" que reclamaba la dimisión de los concejales que no condenaran la violencia

REDACCIÓNMADRID/SAN SEBASTIÁN
En los últimos años, familiares de presos etarras se han manifestado en la localidad de Azpeitia, antiguo feudo de PNV y actualmente de ANV. /Archivo/
En los últimos años, familiares de presos etarras se han manifestado en la localidad de Azpeitia, antiguo feudo de PNV y actualmente de ANV. /Archivo

La localidad guipuzcoana de Azpeitia, en la que ha sido asesinado Ignacio Uría Mendizábal, la última víctima de la banda terrorista ETA, está gobernada actualmente por los ediles de Acción Nacionalista Vasca, que compartían hasta hoy equipo de gobierno con EA y Aralar.

Tras el asesinato del constructor de Altuna y Uría, el Consistorio de este municipio guipuzcoano ha convocado un pleno extraordinario. En él, se ha aprobado una propuesta de condena sin el apoyo del partido gobernante, que ha presentado una alternativa en la que simplemente se mostraba el pesar de la formación sin una condena explícita de la última acción de la banda terrorista. La negativa ha provocado que Eusko Alkartasuna haya decidido abandonar el gobierno municipal de la localidad.

Azpeitia ha sido históricamente un feudo del Partido Nacionalista Vasco hasta las últimas elecciones municipales, cuando ANV, EA y Aralar unieron sus 9 votos para desbancar al PNV, que cuenta con 8 de los 17 concejales. De esta manera, Julián Eizmendi, del PNV, que optaba a la reelección como primer edil de Azpeitia, fue sustituido por Iñaki Errazkin, de ANV, que ocupa actualmente la Alcaldía de este consistorio, que fue uno de los que debatió este año la denominada "moción ética", que reclamaba la dimisión de los concejales que no condenaran la violencia.

El Ayuntamiento rechazó esta moción después de que los ediles de ANV (6), EA (2) y EB-Aralar (1), que conforman el equipo de gobierno, votaran en contra de esta iniciativa, que fue tratada el día 8 de mayo en un salón de sesiones abarrotado de simpatizantes de la izquierda abertzale.