Centros educativos vascos reciclan 70 toneladas de residuos peligrosos en 3 años

Cuentan desde hace 3 años con una asistencia técnica para la identificación, cuantificación y tratamiento de los residuos

SAN SEBASTIAN | EFE

Cerca de 70 toneladas de residuos peligrosos, generados durante la actividad docente en laboratorios o talleres, han sido correctamente gestionados en los últimos tres años por un total de 184 centros educativos públicos no universitarios del País Vasco.

Éste es el balance del Plan de Gestión de Residuos Peligrosos para los centros de enseñanza no universitaria de la red pública puesto en marcha en 2005 conjuntamente por los departamentos de Medio Ambiente y Educación del Gobierno Vasco, cuyos titulares, Esther Larrañaga y Tontxu Campos, respectivamente, han dado a conocer hoy sus resultados durante una visita al Instituto Politécnico Easo de San Sebastián.

Según han explicado ambos consejeros, por medio de este plan los citados centros educativos cuentan desde hace 3 años con una asistencia técnica para la identificación, cuantificación y tratamiento de los residuos, así como con un gestor autorizado para la retirada de estos desechos tóxicos.

En concreto, las escuelas profesionales participantes han tratado adecuadamente un total de 69.400 kilos de residuos, de los que casi 14.000 consistían en materiales procedentes de laboratorios químicos o protésicos, unos 8.600 eran taladrinas usadas en los talleres industriales, cerca de 8.000 kilos de fibrocemento, 5.000 más de productos absorbentes contaminados y algo más de 4.000 de aguas residuales.

Durante los tres años de vigencia del plan, se han distribuido en los politécnicos medio millar de envases específicos para la recogida de los desechos peligrosos generados.

La consejera de Medio Ambiente ha destacado la importancia de este proyecto porque la formación de los alumnos en cuanto al reconocimiento, clasificación y tratamiento de los restos tóxicos se convertirá en la de los futuros trabajadores que se incorporarán al tejido empresarial.

La profesora de ciencias de la tierra y medio ambiente del Politécnico Easo, Marcé Folch, ha destacado por su parte "el mejor funcionamiento" de esta escuela en cuanto a sus residuos desde que participa en el programa, el cual le permite por ejemplo dar salida a productos como clorados, metales pesados, de escayolas, mezclas de reveladores y fijadores o desinfectantes, entre otros.

Fotos

Vídeos