El Arrate no tiene grandes preferencias

Este mediodía conocerá la identidad de su rival para los octavos de final de la Copa EHF de febrero.

XABIER GALARTZA| SAN SEBASTIÁN.

DV. El Arrate no tiene grandes preferencias de cara al sorteo de los octavos de final de la Copa EHF que se efectuará este mediodía en Viena. A estas alturas ya no hay cabezas de serie ni existe la posibilidad de eludir el emparejamiento contra un rival de la misma Liga, en este caso el CAI Aragón.

De entre los posibles candidatos los más temidos son el trío alemán formado por el Gummersbach, el Mandegburgo y el Lemgo. Otros rivales con los que no les gustaría coincidir son los eslovenos Merkur y Gorenje. El resto podría entrar dentro del apartado de más asequibles, teniendo en consideración que existiría una holgura importante al contar dentro de este mismo bloque a la perita en dulce, el Maccabi israelí.

Otros destino poco atractivo por razones estrictamente geográficas es el Astrakhan. Por el contrario, la cercanía física hace que resulten más apetecibles los enfrentamientos con cualquiera de los dos conjuntos franceses en liza, el Creteil y el Ivry, así como el Os Belenenses portugués.

Aunque si la preferencia es reducir los gastos por desplazamiento a la mínima expresión la opción más ventajosa es la del CAI Aragón. El resto de alternativas tienen como destino Dinamarca (Arhus y Silkeborg), Hungría (Aiport Debrecen) y Suiza (St. Otmar St. Gallen).

En el Arrate la Copa EHF la ven muy lejos, ya que la eliminatoria se resolverá a mediados del mes de febrero. En estos momentos tienen en mente otras prioridades como es el hecho de conseguir resolver la grave crisis económica que atraviesa el club.

Los jugadores han dado ya un golpe sobre la mesa al considerar que la situación es insostenible. En el caso de que no entre rápidamente un importante capital el primer equipo corre el riesgo de desintegrarse antes de que concluya la temporada.