«Es un error llevar un polo soberanista a las elecciones»

Zabaleta cree que hay que contar con el PNV para defender el derecho a decidir y no descarta ir al Gobierno Vasco «aunque no es prioritario»

ALBERTO SURIO|
El coordinador general de Aralar, Patxi Zabaleta, en Pamplona. /BERNARDO CORRAL/
El coordinador general de Aralar, Patxi Zabaleta, en Pamplona. /BERNARDO CORRAL

Cuando llega la noche, Patxi Zabaleta se sienta frente al ordenador para traducir al castellano su última novela y ordenar poesías. Pero la política sigue siendo su pasión. Aralar ha decidido presentarse en solitario y él cree que «llevar un polo soberanista a las elecciones sería un error».

-¿Por qué no ha sido posible la coalición entre Aralar y Ezker Batua?

-Aralar ha considerado que tiene que exponer ante el electorado sus características como partido de izquierda y abertzale, y propugna exclusivamente los caminos civiles y políticos, con capacidad transformadora y de influencia. Además, desde hace dos años se han registrado muchas diferencias tanto en el contexto político general como en la propia Ezker Batua. Los sectores más cercanos a Aralar dentro de EB han dejado de ser decisorios en esta formación.

-¿Están ustedes obsesionados con el debate identitario?

-Eso no es cierto, el derecho a decidir es una reivindicación democrática que debe ser extendida tanto desde el PNV sin exclusión hasta ANV-Batasuna, incluidos EA, EB o Zutik. Pero no tiene que tener carácter de fuerza electoral porque las políticas sociales nos diferencian. Y en este tema hemos estado por delante de EB. No se puede hacer un programa electoral de cara a las autonómicas sólo basado en el derecho a decidir, tampoco se puede hacer un programa que olvide este asunto. Nosotros hemos hecho una oposición dialogante al tripartito con propuestas desde la izquierda. Hemos estado de forma permanente a la izquierda de EB, lo que no nos ha impedido buscar muchas veces con ellos el consenso.

-¿Descartan ir al Gobierno Vasco?

-No excluimos de entrada llegar a acuerdos de gobierno, pero no es nuestro objetivo fundamental. Queremos influir, modificar y transformar la forma de gobernar. Nuestro deseo sería tener cuatro parlamentarios, dos por Gipuzkoa, uno por Vizcaya y otro por Álava.

-Pues lo tienen complicado. También EA va a pelear en el mismo espacio soberanista.

-Va a ser una confrontación difícil pero ya tenemos más de siete años. No va a ser más difícil que hace cuatro años. Ahora somos más conocidos y más reconocidos.

-Piensa que ETA pedirá la abstención activa.

-No puedo hablar en nombre de ETA, pero es una de las probabilidades. La Ley de Partidos primero perjudica a quienes les impiden presentarse pero segundo a nosotros, que no nos permite tener con ellos una dialéctica normalizada.

-¿Cree que es posible que desde ETA se dé luz verde a una 'lista blanca'?

-No lo sé, lo que sí sé es que ése sería el deseo de muchas personas que están en la izquierda abertzale oficial que representa ANV o Batasuna. Al contrario de lo que defendían hace 20 años, muchos de ellos ahora defienden estar presentes en las instituciones.

-¿Ve viable que presentasen una alternativa legal?

-Ojalá, pero lo veo difícil.

-¿ETA no quiere?

-No quieren ni Rubalcaba ni ETA.

-¿Y un polo soberanista de cara a las elecciones?

-No es posible, no lo va a ser porque el soberanismo hay que defenderlo desde la diversidad. A las elecciones hay que presentarse con un programa social y económico, no sólo con la bandera del derecho a decidir. La respuesta a la crisis social y económica se ha tornado prioritaria y nosotros queremos estar ahí. No es posible ir a las elecciones con un foro soberanista, y aunque no hubiera crisis tampoco sería lo adecuado. Tenemos que ir a un pueblo normal, con un centro-derecha y con una izquierda, y temas como el derecho a decidir deben aglutinar el mayor número de sensibilidades posibles. Pretender 'vanguardizar' este tema es el sueño estéril y contraproducente que ha tenido muchas veces la izquierda abertzale. ¿Qué le interesa a la gente? Muchas cosas. ¿El derecho a decidir? También, pero le interesan muchas cosas. La crisis, la lucha contra la corrupción, el medio ambiente, el funcionamiento de los servicios sociales...

-¿No está de acuerdo con la acumulación de fuerzas soberanistas?

-Sí, pero no en clave electoral. Eso sería un error. Un frente electoral con esa base es querer alterar la realidad social y económica de la vida. Los que coincidimos en esta cuestión no coincidimos en otros asuntos.

-¿Estaría dispuesto a pactar con Patxi López?

-Nosotros nunca hemos excluido hablar con nadie, pero en cualquier caso en Navarra tenemos a un PSN que, sinceramente, en los temas relacionados con la política lingüística y las políticas sociales deja muy difícil la defensa de cualquier postura política progresista al PSE.

-¿Qué opina de la decisión de EA de ir en solitario a las elecciones?

-Es respetable y estaba en su sensibilidad más amplia. Ahora quiere diferenciarse del PNV, pero es difícil. Ha gobernado y siguen gobernando junto al PNV durante muchos años.

-¿Sería posible una cooperación preelectoral entre Aralar y EA?

-En la Comunidad Autónoma vasca no tiene objeto. ¿Qué vamos a aportar a la sociedad? Nosotros estamos en la izquierda y nos oponemos a muchas de las políticas que ha desarrollado el tripartito que incluye a EA. Además, la gestión de EA en la Diputación de Gipuzkoa se sitúa en la derecha.

Concierto Político

-Decía el otro día Arnaldo Otegi que la izquierda independentista tiene que sustituir al PNV como interlocutor con el Estado.

-Nosotros creemos que sustituir, no. Euskal Herria tiene que ser un pueblo normal, los abertzales tienen que tener su centro-derecha. Nosotros no vamos a sustituir el espacio del PNV, tiene que existir y va a existir. Lo que tiene que haber es una izquierda abertzale políticamente efectiva, con capacidad transformadora y capaz de llegar a acuerdos diferentes con unos y con otros. ¿Por qué no vamos a llegar a acuerdos con el PNV en la defensa del derecho a decidir? -Urkullu ha abogado por trasladar la fórmula del Concierto Económico al plano político a la hora de buscar un nuevo pacto con el Estado. ¿Qué opina?

- No es una formulación feliz. El Concierto y el Convenio están en este momento precisados de un paraguas político precisamente porque no tienen cobertura eficaz jurídico-política. Son instrumentos previos a los estatutos y están sujetos al vaivén de las mayorías. Todo contrato requiere bilateralmente la capacidad de decisión de cada una de las partes.

-¿El PNV se ha 'arrugado' en la defensa del derecho a decidir?

-Creo que no. Cuando el Constitucional derogó la Ley de Consulta aprobada por el Parlamento Vasco, tanto el lehendakari como la portavoz del Gobierno como el consejero Azkarraga dijeron que el derecho a decidir había venido a quedarse. Tenían razón, porque el derecho a decidir no ha sido la reivindicación histórica del PNV. En el debate constitucional el PNV no defendía el derecho de autodeterminación, Arzalluz decía que era una 'virguería' marxista.

-¿Qué opina de la estrategia de la Mesa de Maltzaga?

-He firmado su declaración, es una aportación positiva que reivindica el significado de Lizarra-Garazi.

-¿Qué consecuencias puede tener la detención de 'Txeroki'?

-No esenciales. Aunque los logros de la Policía sean espectaculares, cada vez es menos difícil llegar a armas sofisticadas. En definitiva la solución no es policial sino ideológica y política. Lo que tiene que hacer ETA en Europa en el siglo XXI es un cese unilateral, sin ninguna contraprestación. Y eso no sólo por razones éticas, sino por la propia conveniencia de la izquierda abertzale. Pero las decenas de jóvenes que están entrando a la cárcel para decenios, o los que se van, demuestran que hay cantera. La madre de cualquier chaval que se haya escapado sufre de la misma manera que la madre de cualquier amenazado.

-Aunque a la vez las críticas en el seno de los presos y refugiados de ETA empiezan a tener un peso.

-Los presos son personas, no miembros de un colectivo. Cuando hemos leído muchas cartas de muchos presos, que ya empiezan a ser muy numerosas, podemos estar en desacuerdo con algunos argumentos de corte militar que dan, pero estamos de acuerdo con la conclusión a la que llegan.

-¿Esa contestación es amplia?

-Esa contestación sería muy amplia si los presos no estuvieran dispersados. El ejemplo es Irlanda. La dispersión evita la evolución política de los presos.

-¿No ve un giro posibilista a la vista tras la caída de 'Txeroki'?

-Por el hecho de haber sido detenido y por haber sido decapitada ETA por enésima vez no va a ocurrir nada diferente.

-¿Tiene usted miedo al hablar de este asunto?

-No, yo tengo la obligación de defender el respeto a los presos y su diversidad de pensamiento. No admito su sustitución por un colectivo, sea el que sea.

-¿Selección de fútbol de Euskadi o de Euskal Herria?

-A mí me suena mejor de Euskal Herria.

-¿Mantiene el bufete de abogado?

-Claro, ¡qué remedio!

-¿Y entre el despacho y la política tiene tiempo para algo más?

-A las noches escribo literatura y voy a escribir un libro. Por incitación de algunos estoy poniendo en orden una serie de trabajos y estoy acabando un poemario escrito durante tiempo, una colección de cuentos y la traducción al castellano de mi última novela que se llamará Soy un lector empedernido. Cada vez me tienta más escribir.

-¿Qué tal se maneja con las nuevas tecnologías?

-Pues ahora cuando necesito consultar cosas me voy al ordenador. Ayer me metí en el magdaleniense y leí todo lo que había al respecto. Pregúnteme lo que quiera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos