Hombre y ciclista urbano

El perfil tipo del ciclista urbano es un varón de 37 años que tiene estudios superiores y que utiliza la bici para acudir a su trabajo

ANA VOZMEDIANO| SAN SEBASTIÁN.
En los últimos diez años se ha pasado de 4.519 a 10.013 viajes diarios. /DV/
En los últimos diez años se ha pasado de 4.519 a 10.013 viajes diarios. /DV

DV. Desde junio de 1998 a junio de 2007, el número de ciclistas urbanos en San Sebastián pasó de realizar 4.519 viajes diarios a 10.013. Son datos de un estudio que la empresa Siadeco ha realizado para Kalapie y para el Observatorio de la Bicicleta.

En el informe se repasa la situación actual del tráfico en bici, el modo de transporte que más ha crecido durante los últimos años y cuyo aumento del uso ha sido señalado en diferentes análisis europeos sobre el tráfico. Y concluye que el ciclista urbano es un hombre con una media de edad de 37 años y con estudios superiores. Porque el 58,5% de quienes utilizan la bici son hombres, con una edad media de 38 años, superior a la de las mujeres que es de 35 y que suponen el 41,6%.

Por edades, llama la atención que los más jóvenes, los de menos de 20 años, supongan solo el 11,8%, un porcentaje inferior al de quienes se encuentran en la franja de edad de entre los 51 y los 60 años, el 12,5% del total.

Como era de prever, sin embargo, el 68,4% de estos ciclistas urbanos vive en la llamada zona llana de la ciudad, agrupada en cinco barrios. Gros se lleva el primer puesto del ranking con el 22,5%, seguido de Amara Berri con el 19%, el Centro con el 10,3%, el Antiguo y Lorea con 9,8% y Atocha-Egia que, a pesar de los tramos de cuesta, supera en 1,3 puntos a Amara Zaharra, que el 5,3% y a la Parte Vieja con un 5%.

Eso sí, aunque figuran en los últimos puestos, no son Ulía ni Igeldo quienes van en el coche escoba sino Añorga-Errotaburu y Zubieta. Bidebieta, más llano, está empatado con su 1,3% con el empinado Altza.

Más datos... frente a la creencia general, no son los estudiantes los que más utilizan la bici para llegar al instituto o la universidad. Suponen un 20% frente al 69% de quienes trabajan y dan a los pedales para llegar a su puesto laboral y un 5% son jubilados. Respecto a los estudios finalizados, el 52,6 de quienes utilizan la bicicleta cuentan con estudios superiores o medios superiores y un 20,5% con bachiller superior.

A la hora de evaluar las razones por las que se coge la bici, el 52,8% argumenta motivos de trabajo, el 24,3% por ocio y el 17,8% para realizar gestiones y compras, normalmente, además, en el centro de la ciudad.

¿Te han robado la bici?

Más allá del muestreo sobre punto de origen, barrio de pertenencia, edad o estudios, se ha preguntado también sobre una cuestión clave: «¿Te han robado alguna vez la bicicleta en Donostia?».

Y aquí el dato puede ser preocupante porque el 41,8% dice que sí, prácticamente el mismo porcentaje que asegura que su vehículo ha sido objeto de roturas o desperfectos. Un 23% ha tenido peor suerte, porque ha sido víctima tanto de robo como de vandalismo.

Pero, pese a estos datos, son las incremencias meteorológicas las que frenan a la mayoría para dejar la bici en casa. Para un 31,5% influye mucho esta consideración, y para un 29,5% bastante. Apenas se valoran como inconvenientes la seguridad personal o el esfuerzo físico.