La Ertzaintza ha detenido a más de novecientos hombres por maltratar a sus parejas en lo que va de año

Las agresiones a mujeres en el País Vasco han aumentado un 7% respecto a 2007

VASCOPRESS |BILBAO
La Ertzaintza ha detenido a más de novecientos hombres por maltratar a sus parejas en lo que va de año

Las denuncias de mujeres agredidas por sus parejas en el País Vasco entre enero y octubre de 2008 ha aumentado un 7%, según datos facilitados por la Consejería de Interior. El número de hombres arrestados por esos hechos supera los 900, lo que representa un aumento del 12%.

En los diez primeros meses del año el número de denuncias recibidas en las comisarías asciende a 2.834 frente a las 2.641 registradas en el mismo periodo del año anterior. Dos mujeres han muerto a causa de estas agresiones -la misma cifra del año anterior- y otras 860 ha resultado heridas. Quince mujeres tienen que vivir en estos momentos con escolta y más de doscientas se mantienen en contacto con la Ertzaintza mediante un teléfono especial.

El número exacto de detenidos por agredir a su pareja o por quebrantar una orden judicial de alejamiento ascienda a 923, cifra que supera a los 822 registrados en el mismo periodo del año anterior.

La primera víctima mortal del año, en agosto, fue una mujer de 72 años de edad, asesinada a cuchilladas por su marido en la población alavesa de Baños de Ebro. La segunda víctima mortal, en octubre, fue una joven de 26 años de edad estrangulada por su pareja en la localidad vizcaína de Santurtzi. Ambos asesinos fueron detenidos por la Ertzaintza.

El tramo de edad que más mujeres agredidas aglutina actualmente - más del 52% del total - se sitúa entre los 23 y los 40 años. El segundo sector importante -el 20%- se encuentra entre los 40 y los 50. Las mujeres mayores de 50 y menores de 23 suponen en ambos casos un 14%.

En cuanto a su procedencia geográfica, casi el 77% de las víctimas son naturales del País Vasco, de otros puntos de España o de la Unión Europea. Las extracomunitarias suponen el 23% restante y entre éstas destacan especialmente las procedentes de América (casi el 19%).

Los dispositivos de protección que la Ertzaintza presta a las mujeres amenazadas varían en función del nivel de riesgo detectado en cada caso, según Interior. Pueden ir desde el contacto permanente con la víctima mediante un teléfono especial, el control del potencial agresor y de las medidas de alejamiento o, en determinados casos de especial gravedad, el establecimiento de un sistema de escolta para la víctima.

Actualmente son quince las mujeres que tienen escolta mientras que son más de doscientas las que tienen un teléfono especial para mantenerse en contacto con la Ertzaintza.

El número de mujeres escoltadas se ha ido incrementando de manera progresiva con el paso del tiempo. Cuando empezó a prestarse este servicio en 2004 eran 4 las mujeres protegidas, al año siguiente habían aumentado a 11, en 2006 eran 16, en 2007 eran 13 y en este momento 15. El presupuesto económico destinado a esta protección se incluye dentro de la partida de seguridad privada, una partida ampliable en función de las necesidades de cada momento.