Los cuatro heridos en el atentado de Afganistán evolucionan favorablemente

El militar que está ingresado en territorio afgano será trasladado a Alemania en los próximos días para, desde allí, regresar a España

EUROPA PRESS |PONTEVEDRA
Vista del lugar del atentado perpetrado en el sur de Herat. /Archivo/
Vista del lugar del atentado perpetrado en el sur de Herat. /Archivo

Los tres militares españoles que resultaron heridos leves como consecuencia del ataque suicida que tuvo lugar el pasado domingo en Afganistán evolucionan favorablemente, según los informes del Complejo Hospitalario de Pontevedra, donde están ingresados, aunque todavía no recibirán el alta médica. La cuarta víctima del atentado, que debido a la gravedad de su estado no viajó a España, también muestra un progreso satisfactorio.

El herido que sigue en Afganistán, según el Ministerio de Defensa, ya fue trasladado al Hospital Role III de la base de Bagram, situada a unos 60 kilómetros al noroeste de Kabul. El cabo primero José Antonio Cures, perteneciente al Grupo de Artillería, podría ser derivado en las próximas horas -si su evolución continúa siendo favorable y en función de la misma- al Hospital de la base de Ramstein, en Alemania, para su posterior regreso a España.

En cuanto a los demás heridos, anoche llegaron a España en el mismo Airbus de las Fuerzas Armadas que trasladó los féretros de las dos víctimas mrotales. El capitán Enrique José Dopico Rodríguez, natural de Betanzos y perteneciente a la Compañía de Plana del Grupo Logístico, permanece ingresado en planta, con quemaduras de primer grado en la cara y las manos, así como contusiones diversas. Su pronóstico es leve.

También permanece ingresado en planta con pronóstico de herido leve el sargento primero Gonzalo Miguélez Diéguez, natural de Agolada e integrante de la Batería de Servicios de Artillería. Presenta una fractura en el quinto dedo de la mano izquierda, quemaduras faciales de primer grado y varias contusiones.

El cabo Alberto Cao Pérez, originario de Ponferrada y destinado en Artillería, presenta una herida en la parte interna del muslo, lesiones leves en ambos tímpanos y quemaduras faciales de primer grado. Su pronóstico es también leve. Los tres permanecen en el Hospital Montecelo de Pontevedra y, según el Ministerio de Defensa, no está previsto que reciban el alta en lo que resta de jornada.