«Si no entra dinero, reventamos»

Iñaki Bolinaga, presidente del Arrate, hace pública la grave situación del club. Confía en poder reconducir en parte la problemática a través de la Diputación.

XABIER GALARTZA| SAN SEBASTIÁN.
Iñaki Bolinaga. /MORQUECHO/
Iñaki Bolinaga. /MORQUECHO

DV. «Si no nos entra un chorro fuerte de dinero reventamos». «Nos hace falta dinero urgentemente». Así de drástico y diáfano se expresó Iñaki Bolinaga en la televisión local KTB de Eibar para poner de relieve la grave situación económica que atraviesa el Arrate, hasta el extremo de llegar a poner en entredicho la posibilidad de poder terminar la temporada si la tormenta no escampa.

La deuda que su principal patrocinador, la constructora Isolux Corsan, arrastra con el club desde la pasada temporada, y que se eleva a 600.000 euros, ha hecho que los resortes del club eibartarra se resientan muy seriamente. El Arrate tiene muchos problemas para poder hacer frente a todos sus compromisos, teniendo en consideración que parte de un presupuesto de 2,5 millones y que su capítulo de ingresos se reduce en estos momentos básicamente a los 417.000 euros asignados por la Diputación. Las aportaciones de menor cuantía que recibe en concepto de entradas, abonos o publicidad estática origina que reste del orden de un millón de euros para poder completar el presupuesto. Por parte del Gobierno Vasco recibirá una aportación especial por el hecho de tomar parte en la competición europea. No obstante, este pago se suele hacer una vez vencido el año.

Reunión con Galdos

Tras reconocer que recientemente ha mantenido dos serias reuniones, una de ellas con el Ayuntamiento de Eibar, para tratar este asunto, Bolinaga adelantó que tiene pendiente una tercera con el diputado de Deportes, Iñaki Galdos, con el objeto de solicitarle que «nos adelante el pago de la segunda parte convenida del acuerdo que está prevista para febrero». Es probable también que solicite un anticipo de las subvenciones correspondientes a futuras ediciones, teniendo en cuenta que se llegó a un acuerdo con el ente foral por espacio de cuatro años.

Como se puede suponer, los jugadores no están al corriente en sus pagos. Los retrasos suelen ser habituales en el mundo del balonmano aunque en el Arrate no se había llegado a este extremo desde su última gran crisis ocurrida a principios de los años 90 y que desembocó en el descenso de Asobal a División de Honor B. La situación empeoró deportivamente hasta llegar a dar con sus huesos en Primera.

Iñaki Bolinaga se lamenta de la poca ayuda que ha recibido «único equipo de Euskadi que está en Asobal». Denuncia que «todos hablan pero nadie aporta» y añade que «si llegamos a ser un equipo de San Sebastián nos apoyarían más».

En cuanto a la marcha deportiva del equipo y de cara a la inminente visita que efectuará el CAI Aragón este viernes (21.00 horas, Teledonosti) al polideportivo de Ipurua comenta que «vamos a salir de este momento malo. Los jugadores tienen unas ganas inmensas por salir de ahí». Un Arrate que a juicio de Bolinaga cuenta con un gran plantel que partía con aspiraciones de «pelear por la quinta y sexta plaza» se encuentra abatido al ocupar la decimotercera plaza tras sumar sólo tres puntos en ocho jornadas.