El Gobierno Vasco aprueba el canon ecológico del agua

Quedan exentos del pago del canon de forma permanente los consumos domésticos que no superen los 130 litros por persona y día.

VITORIA | EFE

El Gobierno Vasco ha aprobado hoy el decreto que regula la aplicación del canon del agua que comenzará a cobrar el 1 de enero del próximo año, con la exención del uso doméstico en los hogares.

La consejera de Medio Ambiente del Gobierno Vasco, Esther Larrañaga, ha dado a conocer los detalles de este canon que, como establece la ley del Agua aprobada en 2006, será de seis céntimos por metro cúbico.

Larrañaga ha recordado que el canon del agua tiene un carácter "atípico" desde el punto de vista fiscal, porque su objetivo no es la recaudación, sino la reducción del consumo del agua, como un bien limitado.

Además, los fondos que se obtengan por estas tasas se dirigirán, entre otras actuaciones, a mejorar los cauces, su entorno y las técnicas de uso del agua en los sectores afectados.

Tal y como recogía la ley, quedan exentos del pago del canon de forma permanente los consumos domésticos que no superen los 130 litros por persona y día.

País Vasco y Navarra, los menos consumidores

El decreto aprobado hoy establece que durante el primer año de aplicación no se aplicará el canon a ninguno de los consumos domésticos, dado que actualmente el consumo de agua por persona y día medio es inferior al tope exento que marca la Ley.

La Comunidad autónoma vasca junto con la foral navarra son las dos comunidades del Estado donde menos agua se consume en los hogares, por debajo de los 160 litros por persona y día de la media española.

De todas formas, la consejera ha recordado que se mantendrá la vigilancia para que el consumo medio se mantenga por debajo de los 130 litros por persona y día, como en la actualidad que está entre los 122 y los 126 litros.

Hay otra serie de exenciones cuando el agua se use para apagar incendios, en viviendas que no dispongan de suministro domiciliario, que proceda de la captación de agua marina en sustitución del uso del agua dulce, de la reutilización del agua y la que se use para la obtención de energía u otros usos industriales, siempre que no provoque la alteración de la cantidad y calidad del agua, entre otros.

Bonificaciones

Además, el decreto prevé unas bonificaciones del 95% de la base imponible en consumos como el riego de jardines públicos, la limpieza de las calles o el uso para instalaciones deportivas de carácter público.

También podrán optar a una bonificación similar aquellos agricultores y ganaderos que cumplan con la normativa vigente y dispongan del cuaderno de explotación, contrato ambiental u otras acreditaciones, o que cumplan con el Código de Buenas Prácticas Agrarias del País Vasco.

En la industria, se contemplan bonificaciones del setenta por ciento para las empresas que dispongan de una certificación de gestión ambiental y si, además, disponen de un plan de reducción del consumo de agua la bonificación se elevará hasta el noventa.

También se bonificará con un 95% de la base imponible el uso de aguas pluviales o de escorrentía, el agua de lluvia que discurre por el suelo, en lugar de por un cauce.

Este canon permitirá a la Agencia Vasca del Agua "URA" profundizar en la recuperación medioambiental de los cauces, actuaciones para las que el año próximo están previstos doce millones de euros de presupuesto.

La consejera ha recordado que, tal y como aprobó recientemente el Gobierno Vasco, el cinco por ciento de la recaudación del canon se destinará a programas de ayuda a países con problemas de abastecimiento y saneamiento del África Subsahariana.

Larrañaga ha destacado que ésta es "la primera vez que un gobierno destina parte de una recaudación concreta a ayudar a otros países en esa misma materia".

|