El cementerio de Aldai se transformará en el tercer pulmón verde del municipio

El proyecto aprobado por el consistorio carece aún de presupuesto y de plazos Quiosco, zona de sol, arboledas, juegos infantiles... configuran su diseño

KEPA OLIDEN
El viejo cementerio de Aldai ya no alberga restos humanos transcurridos casi 15 años desde su clausura. /OLIDEN/
El viejo cementerio de Aldai ya no alberga restos humanos transcurridos casi 15 años desde su clausura. /OLIDEN

ARRASATE. DV. Transcurridos casi 15 años desde su clausura, el viejo cementerio de Aldai se transformará en el tercer parque público municipal tras Monterrón y Santa Bárbara. Un tercer pulmón verde que se estructurará en torno a seis áreas y que ocupará una superficie de casi diez mil metros cuadrados: solárium, parque de juegos infantiles, graderío, quiosco, jardín, arboleda, bancos... constituyen la propuesta del proyecto aprobado por el Ayuntamiento para la urbanización del futuro Parque Público de Aldai. Una propuesta que por ahora sólo existe sobre el papel y para cuya ejecución no hay todavía ni dinero ni plazos.

La materialización del proyecto redactado por la firma vizcaína de ingeniería Harreman costaría más de dos millones de euros, inversión para la que a día de hoy no hay consignación presupuestaria.

Sin restos cadavéricos

Al camposanto cerrado en marzo de 1994 se le supone ya libre de restos humanos, según el Ayuntamiento. El área municipal de servicios ha dedicado considerables esfuerzos y tiempo a identificar, desenterrar y trasladar los restos cadavéricos sepultados durante 182 años en este cementerio inaugurado en 1812 bajo gobierno francés.

Salvo sorpresas, no se espera que aflore ni un sólo hueso, ni dentro ni fuera del camposanto, cuando las excavadoras comiencen a derribar los bloques de nichos, panteones y capillas que pueblan este recinto funerario.

Si en origen se trataba de una parcela alejada del casco urbano, donde comenzaron a enterrar los cadáveres que ya no cabían en la atestada parroquia de San Juan, el viejo cementerio de Aldai se halla en actualidad inmerso en la trama urbana. Y como tal, se convertirá en un céntrico parque encajonado entre las vecindades de Maala, Aldai, Aldaigain y Santamarina. Los residentes en estas zonas podrán al fin perder de vista la tétrico estampa de cementerio destripado que presenta hoy por hoy el antiguo camposanto municipal. En su lugar, cuando se construya, se abrirá un espacio verde de ocio y esparcimiento vertebrado en torno a un eje principal longitudinal este-oeste y otro transversal doble norte-sur.

Seis áreas

Esta intersección divide el parque en seis áreas. Las dos áreas de la vertiente oeste (hacia Maala) se acondicionarían como jardines por tratarse de zonas de pendiente inhábiles para otros usos.

El área central superior del parque (frente a Aldaigain) se destinará a parque de juegos infantiles por tratarse del espacio de mayor protección tanto en términos de seguridad como sensoriales. La pendiente permite acomodar un graderío para el descanso o espera de los padres.

El área central inferior (hacia la trasera de las casas de Aldai) se destinaría a usos «menos dinámicos», como una zona de arbolada con mayor privacidad y tranquilidad, apta para la lectura, escuchar música, conversar... Para ello se habilitaría 4 subáreas definidas por un banco cada una, próximas al arbolado.

El extremo este del parque (hacia Santamarina) se subdivide a su vez en dos espacios, según la proyecto de Harreman. Ambas estarían tensionadas por la diagonal que conforma la plaza que las une. Su centro estaría ocupado por un quiosco circular que es a su vez un banco circular protegido por una cubierta textil tensada que permite el uso de la plaza incluso en días lluviosos.

La parte alta de este área, debido a la pendiente, permite crear un graderío donde podrían sentarse cuadrillas de jóvenes, oyentes en actuaciones en el quiosco... Asimismo, aprovechando la pendiente, se ha dispuesto un aseo bajo la estructura de la escalinata.

El área inferior busca el soleamiento. Este punto, morfológicamente una atalaya, permite por sus características la ubicación de una espacio soleado específico para el descanso, bien para tumbarse y descansar disfrutando de una siesta al aire libre, o bien para tomar el sol en época estival.

Como curiosidad, se conservará un panteón para usos de mantenimiento en el parque.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos