Pedaleando duro por un gran sueño

La tolosarra Irene San Sebastián sueña con ser una ciclista profesional en un mundo en el que los chicos llevan ventaja

La corredora tolosarra, Irene San Sebastián, ha logrado este año gran número de triunfos./
La corredora tolosarra, Irene San Sebastián, ha logrado este año gran número de triunfos.

TOLOSA. DV. Irene San Sebastián comenzó a pedalear con tan sólo unos años y pronto supo que su afición por la bicicleta le llevaría a la competición. A su lado, dispuesto a acompañarle y enseñarle siempre ha tenido a su padre y el resto de su familia que no han dejado de animarle para que continúe practicando ese deporte que le ha dado tantas alegrías. Irene San Sebastián corre en la actualidad en el equipo eibarrés de Debabarreba Kirolgi femenino en categoría junior, pero aún recuerda sus inicios en el equipo Oria, donde comenzó a cosechar sus primeros triunfos.

La tolosarra de 18 años de edad reconoce que muchas de sus compañeras de equipo «fueron abandonándolo porque no es fácil practicar este deporte. Exige mucha dedicación y la recompensa no es demasiado tentadora para las chicas». Estos, entre otros motivos, hicieron que Irene buscara otro equipo guipuzcoana para continuar con su afición, ante la falta de equipo en Tolosaldea.

Ahora, con el equipo de Debabarrena y bajo la supervisión de Juanjo Sebastián, compite desde marzo hasta finales de verano en todas aquellas carreras que puede incluso participa pruebas en las que sus rivales son chicos «a ellos les cuesta mucho más que a nosotras correr con chicas. Es difícil encontrar pruebas organizadas para chicas por eso, participamos en las pruebas mixtas. Hay que reconocer que en estas carreras el nivel es mejor y la competición es más dura. Los pelotones son mayores y las ganas de ganar son mayores entre los corredores», algo que no hace dudar a la tolosarra a la hora de subirse a su bicicleta y colocarse en el puesto de salida. Según San Sebastián, «a los chicos les duele que les gane una chica, lo llevan muy mal. En cambio para nosotras e s todo un reto estar hay entre los mejores de tu categoría, y aunque no ganes poder correr el sprint entre los primeros».

Numerosos triunfos

A las dificultades habituales entre las ciclistas femeninas Irene San Sebastián destaca la falta de una escuela de ciclismo dirigida a ellas, las chicas que apuestan por un deporte mayoritariamente masculino, pero que según la tolosarra hay deportistas de gran nivel en Gipuzkoa «es verdad que el número de corredores masculinos es mucho mayor, pero no debemos olvidar los éxitos logrados por corredoras como Leire Olaberria en los juegos olímpicos o los logros de Arantzazu Azpiroz, Itxaso Leunda, Amaia Etxedona, Ane Santesteban, Ana Usabiaga, todas ellas guipuzcoanas que han trabajado duro para lograr un buen palmarés». La timidez de Irene no le permite hablar de su también más que meritorio palmarés.

La tolosarra este año ha logrado muchos triunfos entre los que cabe destacar la Copa de España, el torneo vasco en los que ha ganado todas las carreras, así como su participación en la Copa de Europa en la que reconoce «he aprendido mucho. Estar allí fue toda una oportunidad para mí. Al principio lo único que me planteaba era participar, ver cómo es el nivel de estas pruebas y aprender. La verdad que ha sido toda una experiencia y he descubierto que el reconocimiento del trabajo de las corredoras en el resto de los países europeos es mucho mayor que el que tenemos nosotras».

Un sueño por cumplir

A pesar de todo, San Sebastián continua con sus entrenamientos diarios en los alrededores de Tolosaldea, su objetivo es claro: ser una ciclista profesional. Para ello, recorre kilómetros y kilómetros durante tres horas diariamente desde diciembre hasta octubre.

Su máximo sueño sería poder participar en unos juegos olímpicos, aunque reconoce que para ello, además de su esfuerzo es necesario el apoyo de la administración «es muy difícil llegar al máximo nivel de la competición, y si lo logras hay que seguir trabajando mucho para lograr nuevos triunfos, pero no es algo que descarto o desde luego me gustaría poder estar ahí algún día, aunque tenga que trabajar duro...»

Mientras llega ese día, ese gran día, se puede ver a Irene San Sebastián subida a su bicicleta pedaleando duro por la carretera de Lizartza, llueva, haga sol o mucho frío.

Fotos

Vídeos