Guerra al 'carrizo de la Pampa'

Ayuntamiento y Diputación trabajan para acabar con una planta exótica invasora que está perjudicando la flora autóctona

PATRICIA RODRÍGUEZ EFE | DV. SAN SEBASTIÁN
Vistas de la planta Cortaderia Selloana o plumero de la Pampa, que tanto se está extendiendo. [F. DE LA HERA]/
Vistas de la planta Cortaderia Selloana o plumero de la Pampa, que tanto se está extendiendo. [F. DE LA HERA]

Una planta exótica, con forma de pluma, está invadiendo la flora autóctona. Se puede encontrar en laderas (Ulía, Igueldo...), zonas de obra, en los márgenes de las carreteras y sobre todo en los márgenes del río Urumea. Para poner freno a su crecimiento, El Ayuntamiento y la Diputación trabajan en un plan que logre controlar esta plaga e incluso la haga desaparecer.

Según explicó el concejal de Medio Ambiente, Denis Itxaso, «los impactos ambientales de esta planta en las áreas naturales de la ciudad son muy perjudiciales y por ello queremos concienciar también a los propietarios de parcelas particulares para que no se use esta epecie como ornamental».

Ha concretado que la Diputación Foral trabaja por el momento en la revisión de la cartografía elaborada el pasado mes de septiembre, en la que se localiza la presencia de esta planta dentro del término municipal, así como en la definición de un plan de actuación que incluye iniciativas concretas, pequeñas directrices para su erradicación, un presupuesto y el personal y los materiales necesarios para actuar.

Originaria de Sudamérica

El edil ha explicado que el "carrizo de la Pampa", cuyo nombre científico es "cortaderia selloana", es una especie "muy agresiva" originaria de zonas templadas de Sudamérica como Argentina, Uruguay, Brasil o la costa de Chile, y es fácilmente reconocible por su gran tamaño y sus características cañas blanquecinas con forma de penacho.

Ha informado de que la "cortaderia" produce millones de semillas que son desplazadas por el viento a una distancia de hasta 30 kilómetros, por lo que se está extendiendo a gran velocidad por toda la provincia.

Itxaso ha destacado que la capital guipuzcoana es una de las ciudades donde la presencia de esta planta es mayor y ha proliferado en terrenos donde se han producido movimientos de tierras recientemente (trinchera de Renfe en Riberas de Loiola), en los márgenes de las carreteras (vial Amara-Ibaeta), en los montes (Ulía, Igeldo), y en los márgenes del río Urumea.

Degrada hábitats naturales

Ha incidido en que la implantación del "carrizo de la Pampa" provoca el desplazamiento de la flora autóctona -con la que compite por el espacio y el alimento-, degrada los hábitats naturales, deteriora el paisaje natural y provoca la pérdida de la biodiversidad propia del territorio en el que se introduce.

El corporativo ha instado a los propietarios de parcelas privadas a que no utilicen esta especie como elemento ornamental y a que eliminen urgentemente las "plumas" que puedan encontrar en sus jardines y terrenos particulares.

Ha subrayado además que la erradicación de estas plantas "es difícil" dado que en algunos casos vuelven a brotar después de ser eliminadas y podrían aparecer nuevos ejemplares a partir de las semillas procedentes de otros puntos que han sido diseminadas.

La "cortadeira selloana" se detectó por primera vez en España en la década de 1950 en Cantabria, y en los últimos años se ha extendido en distintas zonas del país, concretamente por el Cantábrico, desde Asturias a Gipuzkoa, y en algunas provincias de Andalucía y Cataluña.

Esta gramísea fue introducida en Europa a mediados del siglo XIX como planta ornamental para jardines y como fijadora del terreno en obras de ingeniería, ya que puede penetrar en el suelo hasta un metro de profundidad, con lo que la fortaleza de sus raíces le permite regenerarse incluso después de un incendio.

Fotos

Vídeos