Los partidos condenan los ataques de kale borroka en Vizcaya y Álava

Arrojan pintura contra el coche de un edil del PNV y la sede de EB en Vitoria

López de Gereñu visita la estación atacada en Berriz. /TELEPRESS/
López de Gereñu visita la estación atacada en Berriz. /TELEPRESS

DV. Los partidos vascos condenaron ayer enérgicamente los ataques de violencia callejera sucedidos durante la madrugada en diversas localidades de Vizcaya y Álava. A los sabotajes contra las estaciones de Euskotren de Berriz y Amorebieta recogidos ayer en la última edición de DV, los violentos sumaron la quema de dos cajeros automáticos en Sestao, el lanzamiento de pintura roja y amarilla contra la sede de EB en Vitoria y el ataque al coche de un concejal del PNV en Lekeitio. En este último caso, un grupo de desconocidos rompió los cristales del vehículo particular y echaron en su interior pintura roja y amarilla. Los actos de kale borroka coincidieron con la fecha del 29 aniversario del Estatuto.

Las reacciones a la cadena de ataques no se hicieron esperar. La portavoz del Gobierno Vasco, Miren Azkarate, condenó ayer los ataques y denunció que «los de siempre han vuelto a demostrar que no quieren ni respetan ni les importan la paz ni la democracia». Por su parte, la delegada en funciones del Gobierno en el País Vasco, Gloria Sánchez, tachó los hechos de «actos deleznables», añadió que «constituyen la demostración práctica de actitudes totalmente mafiosas» y aseguró que sus autores «van a ser detenidos y juzgados más pronto que tarde».

La presidenta de las Juntas Generales de Guipúzcoa, Rafaela Romero, reclamó que «se actúe contundentemente contra estas expresiones de violencia».

Solidaridad

El secretario general del PSE-EE, Patxi López, envió su solidaridad al edil del PNV de Lekeitio y aseguró que los socialistas han sentido esa agresión como algo propio: «Si atacan su libertad, están también atacando la nuestra, la de todos», dijo.

A través de un comunicado, el PP expresó su «más rotunda condena y repulsa» ante las nuevas acciones violentas, que «ponen de manifiesto la voluntad de ETA de seguir adelante con su carrera criminal y con su amenaza constante a la sociedad vasca, a sus derechos, a su bienestar y a su desarrollo».

Eusko Alkartasuna afirmó que las acciones de kale borroka «atentan contra los pilares básicos de la convivencia y democracia» y recalcó que «el único camino para alcanzar la normalización política es a través de vías pacíficas y el diálogo, y nunca a través de la sinrazón, la destrucción y el fanatismo».

Por su parte, el coordinador general de EB, Javier Madrazo, afirmó que «la mejor manera de deslegitimar a ETA y a su violencia sería posibilitar que la ciudadanía vasca, en consulta popular, la rechazara frontalmente».

Aralar reprobó los ataques y manifestó que «la mayoría social y política de este país reclama el diálogo político y rechaza la violencia». En una nota, indicó que este tipo de ataques están «totalmente fuera de lugar, cuando la mayoría social y política de este país apuesta por el diálogo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos