«Quizá hemos fallado en socializar el derecho a decidir»

Unai Ziarreta apuesta con claridad por «acumular fuerzas soberanistas» pero demanda para ello la definitiva desaparición de la violencia

ALBERTO SURIO|
Ziarreta dice que el debate sobre el pacto con el PNV no está en su agenda. /LUIS ÁNGEL GÓMEZ/
Ziarreta dice que el debate sobre el pacto con el PNV no está en su agenda. /LUIS ÁNGEL GÓMEZ

Unai Ziarreta está a la espera de que el laberinto vasco se aclare en los próximos meses y admite que, frente a la vía iniciada en Escocia, «quizá aquí hemos fallado en socializar el derecho a decidir» para que se perciba como una herramienta clave para el bienestar. La posibilidad de una coalición con el PNV emerge en el horizonte, pero Ziarreta se muestra muy cauto a la espera de un debate interno que aún no se ha iniciado.

- ¿La propuesta de Íñigo Urkullu para que Ibarretxe sea el candidato despeja un camino de la alianza de EA con el PNV?

- Estamos muy contentos con la gestión del lehendakari Ibarretxe, nos sentimos plenamente identificados con su gestión económica y política y con sus tiempos. Si el candidato no fuera Ibarretxe no estaríamos igual hablando de esto, hubiésemos entendido que se había acabado un ciclo de colaboración. Pero no está en nuestra agenda este asunto. Habrá que ver hasta diciembre cómo evolucionan las cosas, qué sucede con la izquierda abertzale, si se puede presentar a las elecciones o no y qué análisis hacemos los partidos. En lo político hay un elemento clave.

- ¿Cuál?

- La sentencia del Constitucional fija los límites que en el progreso del autogobierno los abertzales podemos llevar adelante. Hay que ensanchar el cauce abierto por el tripartito, quizá con fórmulas de acumulación de fuerzas soberanistas que reivindican de forma pacífica y democrática el derecho a decidir.

- ¿Un bloque soberanista?

- No me gusta el concepto bloque porque evoca escenarios del pasado de política de trincheras. hablo de unión de fuerzas para ir ampliando las mayorías. No descartamos nada.

- ¿EA planteará esa idea de cara a las elecciones autonómicas?

- Más allá de escenarios electorales es una idea que subyace en nuestros planteamientos. En un escenario a corto no sé si la izquierda abertzale tiene margen de maniobra suficiente como para decirle a ETA que tiene que abandonar las armas y cesar en toda expresión violenta porque para nosotros es una condición para seguir progresando. Este proceso va a ser viable a largo y medio plazo, pero veo dificultades objetivas para que sea viable a corto plazo. Hoy lo veo bastante difícil.

- Con esa dificultad objetiva e Ibarretxe de candidato, ¿su margen de maniobra para presentarse en solitario no se reduce bastante?

- Son apreciaciones. Son análisis que hay que hablarlos con otros partidos. En seis meses pueden cambiar muchas cosas, puede haber otros movimientos, por ejemplo, que el PSOE permita finalmente que Batasuna pueda estar presente en las elecciones. La primera incógnita resuelta es la propuesta de que sea Ibarretxe el candidato. Es una primera apuesta por seguir que saludamos.

La apuesta tripartita

- ¿Y cuál es su apuesta?

- Mi apuesta personal para la siguiente legislatura es la del tripartito. No creo que sea posible a estas alturas llegar a un acuerdo con el PSE cuando vemos que no tiene la suficiente autonomía con respecto a Madrid para defender los intereses de este pueblo. En el debate de política general vimos a un Patxi López aún no preparado para aspirar a liderar este país.

- ¿Apuesta a repetir el tripartito pero con Aralar?

- Estamos funcionando como cuatripartito de hecho. Lo importante es mantener una línea clara, soberanista, es la impronta de EA la que ha conseguido marcar el rumbo, ha calado y condicionado la política de este gobierno. Por ejemplo, en la actual situación económica se vislumbra que a mayor autogobierno, mayor bienestar. Y por eso los socialistas no me merecen demasiada credibilidad en la defensa de los intereses de este país. ¿Cómo puede entenderse, por ejemplo, que el PSE se oponga a la fusión de las cajas a tres y se oponga a la fusión de las cajas a dos cuando en una situación económica complicada como en la que estamos necesitamos instrumentos financieros fuertes o cuando en Andalucía impulsan la fusión de las cajas? ¿Lo que es malo para los andaluces es malo para los vascos?

- También ELA, que es un sindicato soberanista, rechaza esa fusión a dos y dice que responde a una operación política del PNV...

- ELA tiene sus posiciones, nosotros defendemos una fusión a tres y vemos la fusión a dos sólo como paso previo de una fusión a tres.

- ¿La crisis ha reemplazado el derecho a decidir en el debate?

- Es que presentar como antagónico la Euskadi de los problemas reales con el derecho a decidir es falso. Nosotros queremos el derecho a decidir precisamente para vivir mejor.

- ¿Es España una rémora para el desarrollo económico vasco?

- Los datos fríos ahora mismo indican que España es una rémora. En todo caso nosotros no abogamos por vivir de espaldas. Las tesis de EA son positivas. Tenemos que colaborar todas las regiones, también con el Estado y en un entorno europeo para avanzar.

- ¿Se siente incómodo con algunos mensajes pactistas de Urkullu?

- No niego que he mantenido discrepancias con él. Son normales. Somos formaciones diferentes, él responde ante su militancia y yo ante la mía. Ha habido con el PNV una buena colaboración, y debe seguir. Eso no quiere decir que compartamos al 100% sus tesis. Somos independentistas.

- ¿Ellos no lo son?

- Eso lo tendrán que decir ellos.

- Urkullu pedía lealtad...

- Es algo ilógico que pida lealtad y ponga como ejemplo los modelos lingüísticos cuando en este tema quien está siendo desleal hacia EA y hacia el Gobierno Vasco es el PNV con los planteamientos diferentes a los acordados. Cada uno defiende lo suyo. Existe voluntad en el Departamento de Educación para llegar a un acuerdo.

- ¿Un hipotético acuerdo presupuestario entre el PNV y el Gobierno de Zapatero le molesta?

- Alguna vez he dicho que me extrañaba que cuando aquí Zapatero ha tumbado el proyecto estrella del Gobierno Vasco, la Ley de Consulta, en Madrid el PNV apoye los Presupuestos. Estas actitudes suponen un debilitamiento para el Gobierno Vasco. Pero es obligación para todas las fuerzas políticas, y también para el PNV, conseguir los mejores presupuestos para Euskadi. Eso sí, el Gobierno español lleva 30 años incumpliendo la legalidad y no hay manera de llevarlo a los tribunales.

- Hace diez años el sindicato ELA proclamó en Gernika que «el Estatuto ha muerto». ¿Lo ve así?

- Creo que al Estatuto lo han matado, lo han laminado los sucesivos gobiernos en Madrid populares y socialistas. A día de hoy ya no es instrumento válido, es un corsé para este pueblo. Por eso pedimos un nuevo marco.

- ¿Vería posible reactivar procesos como el de Lizarra?

- No estamos por un Lizarra-bis. Lizarra tuvo un modelo demasiado mimético al utilizado en el Reino Unido. Londres no es Madrid, tiene más altura de miras. El futuro pasa también por la internacionalización de la situación vasca, siempre de forma pacífica. A estas alturas la deslegitimación de la violencia es tan grande que es una condición indispensable para cualquier cosa, incluso para sentarse a hablar.

- Usted llegó a señalar el otro día que la democracia española es «falsa» por los procesos de ilegalización. ¿Muy fuerte no?

- Suena fuerte pero creo que la situación que vivimos es fuerte. Por un lado, ETA matando y asesinado, con una izquierda abertzale que es incapaz de desmarcarse, y por otro, un PSOE y un PP que juegan con las reglas básicas de la democracia y que permiten que una formación política no pueda estar en las urnas en función de sus propios intereses electorales. Estamos en una democracia coja. Me gusta más esa expresión.

- ¿Su modelo es Escocia?

- Sí, sin duda que la vía de referéndum de Alex Salmond constituye un referente. Nos gusta mucho porque es un esquema muy trabajado y muy socializado. Quizá aquí hemos fallado en la socialización del derecho a decidir, quizá no hemos dado con los resortes adecuados, ese proceso se está haciendo muy bien en Escocia. Claro que Londres es mucho más abierto con la cuestión escocesa que Madrid con la vasca.

- ¿Incluirán en elprograma electoral de EA la consulta?

- Incluiremos una apuesta firme y decidida por seguir progresando hacia la soberanía. La consulta es un instrumento y tenemos claros más que los instrumentos, los objetivos. Se nos ha cerrado una puerta y estoy seguro que vamos a abrir nuevas vías con imaginación. Los instrumentos nos preocupan menos.

- ¿El 'Think gaur Euskadi 2020' del PNV le está dejando a EA sin espacio socialdemócrata?

-(Risas). Ojalá que abrace de verdad las tesis socialdemócratas, pero puede que el PNV llegue tarde a la hora de entrar al club. Además veremos si luego sus palabras y sus intenciones se confirman en hechos.