El cementerio de los ingleses

Las reinas María Cristina y Victoria Eugenia inauguraron el Cementerio de los Ingleses en Urgull. El Cementerio de los Ingleses sigue siendo uno de los lugares más peculiares de San Sebastián

JAVIER SADA
Lugar donde también está enterrado un mariscal español./
Lugar donde también está enterrado un mariscal español.

También era domingo el 28 de septiembre del año 1924 cuando los vecinos de la Parte Vieja fueron despertados por el desfilar de varias compañías y bandas de música del buque inglés Malcom, fondeado en la bahía; del Reina Victoria Eugenia, surto en Pasajes, y del Regimiento Sicilia, de guarnición en San Sebastián.

Se trataba, salvo las del Sicilia, de fuerzas de desembarco que, en esta ocasión, no entraban en el casco urbano donostiarra respondiendo a ninguna acción militar, aunque en el fondo el acto sí tenía su origen en hechos bélicos: se trataba de inaugurar el Cementerio de los Ingleses.

Los accesos al Paseo del Príncipe de Asturias (Paseo Nuevo) estaban adornados con banderas y gallardetes, así como la subida a la ladera de Urgull donde iba a tener lugar la ceremonia.

Desde las nueve de la mañana las aceras del recorrido estaban abarrotadas de un público curioso por presenciar el paso de los ilustres personajes que acudirían al lugar.

El primero en llegar fue el alcalde, Juan José Prado, que junto a sus maceros tuvo que subir la cuesta, al igual que los demás, con sus sombreros de copa, pesados uniformes y múltiples condecoraciones. Unos pasos por detrás, suponiéndole también sudoroso, iban el embajador de Inglaterra y el presidente de la Diputación, señor Elorza. No muy distantes pudo verse al embajador de los Estados Unidos, al de España en Londres, Alfonso Merry del Val, diputados, miembros del cuerpo diplomático... Respetando el protocolo, el último en llegar fue el General Gobernador, señor Arzadun, con su ayudante.

Las compañías de soldados y sus bandas de música ya estaban ubicadas en la muy pequeña explanada frente al Cementerio, así como la larga lista de personalidades e invitados. A las diez y media en punto se rindieron los honores de ordenanza: llegaban las reinas María Cristina y Victoria Eugenia, el Príncipe de Asturias, el infante Jaime y distintos duques y duquesas, marqueses y marquesas, pertenecientes a la Corte.

Llegado el momento de la inauguración, todos los presentes destacaron las leyendas que grabadas en piedra presidían el monumento: «A la memoria de los valientes soldados británicos que dieron la vida por la grandeza de su país y por la independencia y la libertad de España» e «Inglaterra nos confía sus gloriosos restos. Nuestra gratitud velará su eterno reposo».

1924...

En el momento de los discursos, el general Arzadun dijo haber llegado la hora de que los pueblos «vuelvan la vista al pasado para orientarse en lo porvenir». El embajador inglés leyó un mensaje de su rey, Jorge V, mostrando su gratitud por el acto que se celebraba, y el representante de la Universidad de Oxford habló de la misión civilizadora de los pueblos.

El alcalde de San Sebastián fue el último en tomar la palabra para, dirigiéndose el embajador inglés, decirle: «Decid a vuestra nación que el pueblo de San Sebastián, hidalgo y caballeroso, sabe prometer y cumplir lo prometido... por eso, decid a vuestro pueblo que tenga la seguridad de que los restos de sus hijos que hoy deja entre nosotros serán tan venerados como si fueran hijos nuestros».

A continuación las reinas descorrieron la bandera de San Sebastián que cubría la lápida conmemorativa.

El acto terminó con el desfile de las tres compañías de soldados frente al ya inaugurado Cementerio de los Ingleses, donde permanecían enterradas víctimas de las guerras ocurridas en 1813 y 1836/7.

Cuando todos se hubieron marchado, en el silencio del monte quedaron grabados para siempre los nombres de John Newman, Savid Howard, John Gates, Henry Brexhous, Benjamín Smith, coronel Oliver de Lancey (muerto en Hernani), Guillermo J. M. Tupper (muerto en Ayete)...

Entre los ingleses existe la tumba del español mariscal liberal Gurrea, natural de Olite, amigo de Espartero y muerto en mayo de 1837 en la batalla de Andoain. El Cementerio de los Ingleses se creó en homenaje y recuerdo a quienes dieron su vida entre Ametzagaña y Mendogorria, entre Hernani y Oriamendi...

Aquella misma tarde comenzó el Campeonato Guipuzcoano de Fútbol en el que la Real Sociedad venció por cinco goals a cero al Esperanza, y por la noche, en la bahía de la Concha, se celebró un simulacro de batalla naval que comenzó con el disparo de cañonazos desde Urgull y el lanzamiento de bombas desde el centro de la playa simulando un volcán.

PRÓXIMO DOMINGO

La inauguración de Atocha

...2008

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos