La izquierda abertzale llama a la sociedad vasca a «responder ante las agresiones»

Denuncia que «en el Estado español siguen mandando los herederos del franquismo»

LARA OCHOA| USURBIL.
Representantes de la izquierda abertzale, ayer frente al Ayuntamiento de Usurbil. /MICHELENA/
Representantes de la izquierda abertzale, ayer frente al Ayuntamiento de Usurbil. /MICHELENA

DV. La izquierda abertzale hizo ayer tarde un llamamiento a la sociedad vasca para que se movilice «en cada pueblo para articular una respuesta acorde con el ataque represivo recibido», en alusión a las últimas decisiones judiciales.

Itziar Lopategi y la concejal pamplonesa Mariné Pueyo actuaron de portavoces de la izquierda abertzale y denunciaron una vez más «el estado de excepción gravísimo que vive Euskal Herria». Horas antes de la ilegalización de EHAK, y escoltadas por un centenar de militantes de la izquierda abertzale, Pueyo y Lopategi denunciaron frente al Ayuntamiento de Usurbil la ilegalización de ANV y «la de EHAK en las próximas horas», así como la disolución de Gestoras pro Amnistía y de Batasuna. Según afirmaron, estas últimas decisiones judiciales demuestran «que el franquismo sigue vivo porque en el Estado español siguen mandando los herederos del régimen franquista».

Pueyo criticó al PSOE por querer «desterrar el proyecto político que la izquierda abertzale tiene para Euskal Herria» porque sabe que es «el motor del cambio que necesita este país». En este sentido, las representantes de la izquierda abertzale afirmaron que «el vergonzoso guión» establecido por el Gobierno «se está cumpliendo a rajatabla».

El PNV fue también objeto de las críticas de Pueyo y Lopategi. A su juicio, este partido se ha dedicado «a ser un mero gestor del Estado español y a machacar a la izquierda abertzale». Treinta años después del Estatuto de Gernika, «hoy en Euskal Herria hay más presos que nunca, las libertades civiles y políticas se han retrotraído a tiempos del régimen franquista y hay más conflicto». Pueyo subrayó que el PNV «está dispuesto a seguir con la partición, siendo fiel al Estado español para mantener sus negocios y poltronas».

A pesar de los últimos acontecimientos, la izquierda abertzale reiteró que «seguirá trabajando en las instituciones para lograr un escenario verdaderamente democrático que nos permita acceder al estadio de la independencia».

Recurso a Estrasburgo

Horas antes de la decisión del Supremo, la parlamentaria de EHAK Nekane Erauskin adelantó que, en caso de que se ilegalizara su formación -como finalmente ocurrió- recurrirían al Tribunal de Estrasburgo porque, a su juicio, se están «conculcando los derechos civiles y políticos de miles de personas». «Es una decisión antidemocrática que ha tomado el PSOE», insistió en declaraciones a la radio pública vasca.

Sobre las próximas elecciones autonómicas, Erauskin denunció que serán «antidemocráticas porque no van a poder concurrir todas las opciones políticas que se quieren presentar», aunque no desveló con qué fórmula podría concurrir a los comicios la izquierda abertzale.