La revista 'Arantzazu' recuerda a Oteiza con un monográfico y una jornada abierta para el gran público

Ha organizado para este sábado una conferencia y una visita guiada por el santuario

Portada de la revista./
Portada de la revista.

DV. La revista ha editado un número especial, monográfico, sobre la relación entre Jorge Oteiza y ese santuario. Además, ha organizado una jornada de conmemoración del centenario del escultor, que se celebrará este sábado.

Estas dos iniciativas buscan «acercar el trabajo de Jorge Oteiza a la comprensión de su pueblo».

A las 10.30 de la mañana, en el edificio Gandiaga Topagunea, se proyectará un vídeo sobre la relación de Oteiza con Arantzazu y con el franciscano y poeta Bitoriano Gandiaga. A continuación, Pedro Manterola, exdirector del Museo Oteiza, ofrecerá la charla . A las 11.45 se ofrecerá un lunch y de allí a media hora se realizará una visita comentada de las obras que Oteiza dejó en Arantzazu

Este monográfico de la revista ofrece un gran despliegue gráfico de fotografías históricas que relacionan a Oteiza, su obra y Arantzazu. Entre sus secciones se pueden encontrar una biografía del escultor, los avatares del proceso de decisión y construcción de la Basílica, el reflejo de todo ello en la prensa de la época, la pregunta de por qué 14 apóstoles, testimonios de Bitoriano Gandiaga, un reflejo gráfico de la colocación de su obra, una entrevista de Martin Ugalde a Oteiza y un diálogo entre Miguel Ángel Alonso y Pedro Manterola. Alonso es el arquitecto que ha realizado el Gandiaga Topagunea.

«Esta pequeña piedra»

El escultor dedicó estas palabras al santuario de Arantzazu en su libro de poemas : «Querido Dios mío: quiero dejarte esta pequeña piedra, esta pequeña piedra que no había entre todo lo que tú hiciste... Desde esta pequeña piedra, te entiendo, te descubro y te reconozco y te agrego y te acompaño. Ahora sí que estás contento. Desde esta pequeña piedra, yo también, Dios mío soy feliz y estoy llorando de alegría verdadera. Pensando en ti hago esta pequeña piedra».

La revista se renovó completamente en enero de este año, tras 88 años y 888 números. Si bien sigue dependiendo de los frailes franciscanos de Arantzazu, su temática va más allá de lo estrictamente religioso. «Desde que comenzó su andadura en 1921, ha sido una herramienta clave para la transmisión de los valores que identifican a la comunidad franciscana», comentó en la presentación de ayer el franciscano Iñaki Beristain.