El ejemplo de Cataluña

M.G.

Las playas guipuzcoanas están haciendo esfuerzos para mejorar su oferta infantil en los últimos tiempos, pero todavía están a años luz de algunos arenales catalanes que parecen auténticos parques temáticos. La Generalitat catalana fue pionera en Europa en impulsar una marca (Destino Turismo Familiar) que reconoce a aquellos municipios o zonas turísticas como destinos especializados para recibir familias con niños.

Para conseguir este certificado, municipios como Calafell, Cambrils, Salou o Blanes han pasado una auditoría en la que han tenido que acreditar que cuentan con una oferta específica para las familias, como guarderías en la playa, parques lúdicos, guías de seguridad del niño o información de fácil acceso cerca de la playa.

El plan Turismo Familiar va más allá de los arenales y valora también que haya servicio de canguros en las ciudades, menús infantiles en los restaurantes, vigilantes en las zonas de juego, programas de animación infantil, espectáculos infantiles en la calle, parques temáticos u oferta de productos especiales para niños.