Joaquín Rodríguez defiende el dorsal 1

El catalán, favorito en la Clásica de Ordizia que hoy disputa su edición 85 David Herrero, Igor Anton y Vicioso también figuran en las quinielas

IÑAKI IZQUIERDO| SAN SEBASTIÁN.
Rodríguez bate a Sánchez Pimienta. /JOSETXO MARIN/
Rodríguez bate a Sánchez Pimienta. /JOSETXO MARIN

DV. Joaquín Rodríguez quiere sucederse a sí mismo en Ordizia. El catalán se impuso hace un año y hoy vuelve a ser uno de los máximos favoritos en la edición número 85 de la Prueba Villafranca-Clásica de Ordizia. Rodríguez confirma que acude con ambición. «Me he entrenado con intensidad y es una carrera que va de maravilla a mis condiciones». El año pasado no dejó pasar la ocasión de aprovechar el nuevo recorrido y hoy tomará la salida con el dorsal número 1 al frente del Caisse d'Epargne, uno de los dos conjuntos UCI Pro Tour en liza junto al Euskaltel-Euskadi. El Saunier Duval no estará en la línea de salida.

El conjunto naranja llega a Ordizia con Igor Anton como jefe de filas y cuatro ciclistas guipuzcoanos en el equipo: Josu Agirre, Lander Aperribay, Iván Velasco y Dioni Galparsoro. La participación guipuzcoana la completan Xabat Otxotorena (Extremadura), Iban Mayoz (Karpin Galicia), Sergio de Lis y Aitor Olano (Orbea-Oreka). En total, ocho ciclistas.

Otros favoritos son David Herrero, que vuelve a la competición tras su caída y ya sabe lo que es ganar en Ordizia, donde levantó los brazos en 2004. También hay expectación por ver el rendimiento del equipo portugués LA-MSS, que lidera Ángel Vicioso. El ganador de la Clásica de San Sebastián de 2005, Tino Zaballa, también forma parte del equipo luso.

Recorrido espectacular

La Clásica de Ordizia estrenó recorrido el año pasado y esta vez repite. Un trazado espectacular, bueno para los aficionados, ya que la carrera transcurre por un circuito que permite ver pasar a los corredores hasta en cinco ocasiones en Abaltzisketa y Ordizia y dos en Altzo, en 165,3 kilómetros.

En la primera parte, el pelotón dará tres vueltas a un circuito de 31 kilómetros con el paso por Abaltzisketa, y las dos últimas vueltas añadirán al recorrido anterior la subida a Altzo, corta pero dura. Ambas ascensiones son propicias para corredores explosivos, capaces de demarrar y abrir hueco en pocos metros, como el propio Joaquín Rodríguez.

La LXXXV Prueba Villafranca- Clásica de Ordizia de hoy será el «Gran Premio Urdaneta 500», en homenaje al marino ordiziarra de cuyo nacimiento se cumplen ahora cinco siglos. Andrés de Urdaneta alcanzó fama universal por descubrir y documentar la ruta a través del Océano Pacífico desde Filipinas hasta Acapulco (México), expedición conocida como , aún hoy una de las rutas comerciales más importantes del mundo.

Fotos

Vídeos