Irun condena el crimen de Nagore y reclama activismo contra la violencia

La joven de Irun Nagore Laffage Casasola, cuyo cuerpo sin vida fue localizado el pasado día 7 en el término de Orondritz (valle de Erro), murió estrangulada y el autor del crimen le cortó además un dedo para dificultar la toma de huellas dactilares y con ello su identificación.

PAMPLONA |EFE
Decenas de personas, durante la concentración organizada hoy en Irún en repulsa por el asesinato de Nagore Laffage Casasola el pasado día siete. EFE/Juan Herrero/
Decenas de personas, durante la concentración organizada hoy en Irún en repulsa por el asesinato de Nagore Laffage Casasola el pasado día siete. EFE/Juan Herrero

Autoridades y vecinos de Irun han arropado hoy a la familia de la joven Nagore Laffage, asesinada en Navarra, en una concentración convocada por el Ayuntamiento de esta localidad, que en un pleno ha reclamado a los ciudadanos "una posición activa ante la violencia contra las mujeres".

Varios cientos de personas se han sumado a este acto de condena, en el también se encontraban los padres y familiares de Nagore Laffage, de 20 años, víctima de lo que parece ser un nuevo caso de violencia machista, por el que se ha detenido a un joven de 27 años que trabaja como psiquiatra en la Clínica Universitaria de Navarra, donde ella hacía prácticas como alumna de segundo de Enfermería.

El alcalde, José Antonio Santano, ha permanecido durante la concentración junto a la madre de la joven, Asunción Casasola, que portaba una rosa blanca, y su hermano Javier, cuyo dolor era palpable en sus rostros.

Texto de condena

Media hora antes de la concentración, el Ayuntamiento celebró un pleno de urgencia para aprobar un texto de condena, en el que la corporación expresa su "firme voluntad de prestar especial atención a esta materia" y de "activar los instrumentos adecuados para hacerla frente".

"Esta corporación se compromete con la construcción de una ciudad en la que el buen trato en las relaciones entre hombres y mujeres se imponga a la violencia, y transmite a quienes cometen violencia contra las mujeres que dichos actos están penados por la Ley y esta sociedad no tolera tales conductas", destaca la declaración.

Además, recuerda que se personará como acusación particular en la causa judicial que se abra por este asesinato, por lo que se faculta al alcalde a que ejerza las acciones oportunas para ello.

El entierro de Nagore Laffage se ha celebrado esta mañana y esta tarde a las siete tendrá lugar su funeral en la iglesia de Nuestra Señora del Juncal de la ciudad fronteriza.

Violencia machista

Fuentes oficiales han indicado a Efe que el criminal también despojó a la joven de las joyas que llevaba puestas así como de alguna tarjeta de crédito y todo ello, junto con el dedo, lo ocultó en un lugar distante unos 80 metros del punto en el que apareció el cadáver, éste con ropa típica de Sanfermines y envuelto en unos plásticos.

De momento se baraja como principal hipótesis que se trate de un nuevo caso de violencia machista, aunque por ahora permanece bajo secreto de sumario en el juzgado 2 de Aoiz y el detenido en dependencias de la Policía Foral en espera de pasar ante el juez, lo que podría ocurrir hoy o mañana.

Las mismas fuentes han precisado que la joven, de 20 años, presentaba asimismo varios golpes en la cabeza y al parecer no había mantenido una relación previa con el detenido, a pesar de que él trabaja como psiquiatra en la Clínica Universitaria de Navarra y ella era alumna de segundo de Enfermería en el mismo centro.

Durante la madrugada del día 7

En espera de otros datos, como los que puedan aportar las pruebas de ADN, sí que la muerte de Nagore se ha situado en la noche del 6, día del cohete de Sanfermines, o en la madrugada del 7, aunque hasta últimas horas de la tarde de esta jornada no se encontró su cadáver.

El hallazgo fue casual, ya que fueron unos vecinos del valle de Erro quienes lo vieron cuando daban un paseo, casi al mismo tiempo que una llamada telefónica alertaba de que se podía haber cometido un crimen.

La llamada la hizo una persona a quien el detenido le había hecho algún comentario, han señalado las fuentes citadas, y la misma abrió a la Policía un camino de investigación que permitió detener en la madrugada del día 8 en una casa de Erro a un joven pamplonés de 27 años como presunto autor de los hechos.

El arresto se llevó a cabo en un inmueble propiedad de la familia del detenido cercano al lugar donde apreció el cadáver, si bien las fuentes consultadas han precisado que el crimen se cometió en un piso del barrio pamplonés de Iturrama, desde donde el autor del mismo trasladó el cuerpo en un vehículo propio o de la familia hasta Orondritz.

El arrestado no cuenta con ningún tipo de antecedente policial y hasta ahora había llevado una vida considerada como normal tanto de estudiante como de psiquiatra, según los testimonios recogidos por la Policía.