La Operación Puerto languidece dos años después ante el desinterés general

El juez está pendiente de que le den los análisis de las bolsas de sangre

BENITO URRABURUsan sebastián.
El ciclismo profesional lleva sufriendo durante dos años las consecuencias de la Operación Puerto.[ap]/
El ciclismo profesional lleva sufriendo durante dos años las consecuencias de la Operación Puerto.[ap]

Hoy, 23 de mayo, se cumplen dos años del inicio de la Operación Puerto, que acabó con la carrera de un buen número de corredores, así como con la desaparición de dos equipos, el Liberty-Wúrth y el Comunidad Valenciana.Dos años después, la Operación Puerto languidece ante el desinterés general de prácticamente todo el mundo. Pero no está cerrada. El juez Antonio Serrano está pendiente de que le envíen los análisis que solicitó sobre la sangre intervenida para saber si estaba bien o mal conservada.De hecho, el juez cerró el caso, pero se vio obligado a recabar esas nuevas pruebas solicitadas ante el recurso presentando por la Audiencia Provincial de Madrid, apelación a la que también se unieron otros organismos, como la UCI.A día de hoy sólo falta que el juez conozca el resultado de esos análisis par decidir qué camino seguir: cerrar el caso, que sería lo más normal, o abrirlo en caso de que observe algún indicio delictivo.De todas las personas a las que se implicó en un primer momento en la Operación Puerto, estas nuevas diligencias sólo afectan a los doctores Eufemiano Fuentes y José Luis Merino Batres.Si para la mayoría de los implicados no existe ya ningún tipo de temor, el riesgo es que, mientras el caso no se cierre, el juez decida enviar muestras de alguna de las bolsas a las requisitorias que ha tenido desde Italia, en las que se quiere comparar la sangre de alguna de las bolsas, concretamente 'Val-piti 18', con el ADN de algún corredor, en ese caso concreto Valverde, aunque podría haber otro caso más.En estos dos años, ningún corredor ha sido sancionado judicialmente, pero les han ido minando su credibilidad la UCI, determinados organizadores y equipos que han querido evitarse problemas y no les han fichado.Las formaciones que contrataron a algunos de los corerdores presuntamente implicados, Caisse d'Epargne (Tino Zaballa y Rubén Plaza) o Saunier Duval (Koldo Gil), no renovaron a esos ciclistas para evitarse líos. Otros corredores como Joseba Beloki, los hermanos Aitor o Unai Osa y David Etxebarria dejaron el ciclismo.Ningún juez condenó a nadie, pero la hipocresía de este deporte ha dejado fuera de él a muchos.