Klöden muestra en Romandía sus razones para correr el Giro

Mikel Astarloza terminó quinto y Juan Manuel Garate es séptimo en la prueba suizaEl checo Roman Kreuziger comienza a mostrar la clase que atesora

B. URRABURU
Kreuziger, Klöden y Pinotti, el podio de la Vuelta a Romandía. [EFE]/
Kreuziger, Klöden y Pinotti, el podio de la Vuelta a Romandía. [EFE]

san sebastián. DV. Andreas Klöden le daba más razones deportivas al equipo Astana para que nadie pueda justificar su ausencia de muchas de las grandes citas del calendario mundial.

El corredor alemán (31 años) conseguía la decimoquinta victoria de la temporada para el Astana después de una soberbia demostracción en la contrarreloj de la Vuelta a Romandía, primero, y del triunfo conseguido en la general final. Dos veces podio del Tour de Francia (segundo en 2004 y tercero en 2006), Klöden es uno de los pocos corredores que forjó como ciclista en la extinta República Democrática Alemana que todavía siguen en activo.

Íntimo amigo de Jan Ullrich, Klöden permaneció el año pasado impasible en el hotel que ocupaba su equipo, el Astana de Marc Bivert, en Burdeos, tomando una cerveza en el bar, mientras la policía buscaba a los corredores kazajos de la formación y ponía el establecimiento patas arriba tras conocerse el positivo de Alexandre Vinokourov.

Klöden formará parte del equipo Astana que correrá la próxima semana el Giro de Italia. Profesional desde 1998, en el equipo Telekom, comenzó a despegar en 2000, cuando ganó la Paris-Niza y la Vuelta al País Vasco. Desapareció unos años, volvió a dejarse ver en 2004, cuando ganó el título alemán y fue segundo en el Tour para ir reconduciendo su carrera hasta encontrarse con el problema de la prueba francesa el año pasado, cuando todo el equipo fue expulsado de la carrera.

Su comienzo de temporada no ha sido muy afortunado. Corrió la Vuelta al Algarve, el G.P. Santarem, en Portugal, antes de renunciar al Circuito de La Sarthe porque su estado de forma no era bueno. Llegó a ser considerado el sucesor de Jan Ullrich. Corredor con clase, muy hermético, alérgico a la prensa y a los periodistas, se sabe muy poco de su vida. En Alemania quisieron hacer de él un nuevo Ullrich, por asuntos de dopaje, pero no lo han conseguido. Klöden no ha tenido ningún problema en ese apartado.

Durante mucho tiempo estuvo a la sombra de Ullrich en el Telekom. Cuando tuvo que dar la cara lo hizo y cuando parecía que podía hacer un gran Tour, estuvo supeditado a los kazajos. Se habla que el Astana le paga un millón y medio de euros por temporada.

En la Vuelta a Romandía, también se han dejado ver Mikel Astarloza y Juan Manuel Garate, con dos planteamientos totalmente opuestos de calendario. Astarloza comenzará a partir de hoy un periodo de descanso que se acabará en el Dauphiné Liberé, mientras que Garate correrá el Giro de Italia. También Haimar Zubeldia se ha dejado ver.

Astana, que ya había ganado la Vuelta a Castilla-León y la Vuelta al País Vasco, con Alberto Contador, además de la Vuelta a California, con Levi Leipheimer, suma una nueva carrera.

Con su triunfo y la temporada que lleva su equipo, Andreas Klöden se llena de razones para poder correr el Giro de Italia, una carrera en la que estarán tanto él como Alberto Contador y Levi Leipheimer, eso sí, no a tope de forma por la ineptitud de organizadores y dirigentes, pero al menos lo correrán.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos