El más grave desde 2001

Desde el accidente de autobús que sufrieron aficionados del Recreativo de Huelva en diciembre de 2007, no se habían producido víctimas mortales

EFE |MADRID

El accidente de autobús ocurrido en Benalmádena (Málaga) en el que, hasta el momento, han muerto 9 personas y han resultado heridas graves 19, es el más grave de los registrados en vehículos de pasajeros desde el 14 de noviembre de 2001, cuando fallecieron veinte jubilados en Villarrasa (Huelva).

En 2001, el primer siniestro de estas características se registró el 11 de febrero en la N-VI a la altura del término municipal de Orbigo (Ávila) y en él perdieron la vida siete personas. Dos meses después, el 10 de abril, cinco ciudadanos rumanos fallecieron al salirse de la vía un autobús, que cubría el trayecto Vigo-País Vasco, y precipitarse por un terraplén de unos 40 metros, entre los municipios orensanos de Carballino y Boborás.

La jornada festiva del 1 de mayo de ese año se saldó con cinco muertos al volcar sobre la mediana de la N-IV un autocar en el término municipal de Santa Cruz de Mudela (Ciudad Real). El 14 de noviembre de 2001 veinte jubilados murieron y 22 resultaron heridos al salirse de la carretera, en Villarrasa (Huelva), el autobús en el que regresaban de una excursión hacia el hotel de Matalascañas donde se encontraban hospedados.

Sin víctimas desde diciembre de 2007

Ya en 2003, el 28 de abril, el accidente de un autobús que cubría la línea entre Madrid y Barcelona en Pina de Ebro (Zaragoza) dejó un saldo de seis muertos y 33 heridos. El 2 de enero de 2005 cinco ciudadanos de nacionalidad marroquí murieron cuando el autobús en el que viajaban por la autopista AP-1 y que realizaba el trayecto entre París (Francia) y Casablanca (Marruecos) se salió de la vía en Quintanapalla (Burgos), y fue a parar a la mediana, después de invadir el carril contrario.

Un año después, el 28 de enero, el accidente de autobús registrado en Villena (Alicante) causó la muerte de cinco mujeres y provocó heridas a otras 37. Dos niños y dos monitores fallecieron y otras treinta personas resultaron heridas el 16 de abril de 2006, al salirse de la calzada, en Pola de Lena (Asturias), un autobús en el que viajaban un grupo "scout" de Gijón. En menos de un mes, el 21 de mayo, se produjo otro accidente de autobús en Pedrezuela (Madrid), en el que perdieron la vida siete personas, entre ellas un bebé de 18 meses, y 26 resultaron heridas.

El 20 de diciembre de ese año un choque frontal entre un autobús y un camión, en el término municipal onubense de Chucena causó la muerte de cinco personas y heridas a 35. El autocar viajaba hacia Madrid con hinchas del Recreativo de Huelva para ver un partido de fútbol. En lo que va de 2008 se han registrado tres accidentes de autobuses que no han causado víctimas mortales.