El espectáculo de los castellers moviliza a unas 150 personas

El grupo Marrecs de Salt construirá una torre humana de siete alturas Levantarán una variedad de torres por espacio de una hora en la calle Santiago

XABIER GALARTZA
La colla castellera Marrecs de Salt en plena actuación./
La colla castellera Marrecs de Salt en plena actuación.

HONDARRIBIA. DV. Una hora se calcula que durará el vistoso espectáculo de los castellers o torres humanas que levantarán hoy, a partir de las 19.00 en la calle Santiago (en caso de mal tiempo, a las 19.30 en el frontó Jostaldi), los aproximadamente 150 componentes de la Colla Marrecs, que proceden de la localidad gerundense de Salt. Frente a este tipo de actuaciones se puede adelantar, prácticamente sin correr riesgo a equivocarse, que el espectáculo está asegurado.

En Hondarribia tienen programado levantar una gran variedad de castillos que estarán configurados desde uno hasta cinco pilares. La torre más elevada que tienen programada levantar estará compuesta por siete alturas, lo que significa que se elevará unos doce metros desde el suelo. «El máximo de pisos que solemos hacer es de ocho, pero este tipo de torres los reservamos exclusivamente para la temporada de verano», explica el presidente de la colla José Pitu Masdevall.

En los prolegómenos a la creación de las torres se sigue un ritual que dura unos diez minutos y que consiste en la organización y distribución de los casteller o participantes. «Uno a uno se van llamando a los casteller para que ocupen sus posiciones. Primeramente, se procede a la creación de la piña. Es donde mayor número de gente se concentra. Cada uno tiene su especialidad».

Otros de los componentes de la colla que no toman parte directa en la creación del casteller pero cuya labor es fundamental es el grupo de grallers o los encargados de hacer sonar la gralla, un instrumento de viento tradicional catalán de doble lengüeta.

En función de la melodía que suene los componentes del casteller están al corriente si la torre humana está todavía en proceso de ejecución o ha quedado definitivamente culminada . «El tipo de música va cambiando en función del castillo y de la altura que se va alcanzando», aclara Masdevall.

Su actuación suele finalizar con la prueba del Folrre, que consiste en colocar en la primera altura a unos 25 castellers sobre una base de cien. La práctica de los casteller se prolonga desde los meses de febrero hasta noviembre. Esto exige una gran dedicación y preparación. «Realizamos dos ensayos por semana y los días de actuación suele variar, ya que en verano solemos tener comprometidos tres de cada cuatro domingos. Por lo general, solemos hacer una única salida al año fuera de Cataluña. El año pasado estuvimos en Pamplona», añade.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos