Ibarretxe insiste en la necesidad de un acuerdo entre partidos «a pesar de ETA»

Advierte de que la banda «no nos va a parar en la búsqueda de soluciones»«El mejor homenaje a las víctimas es que nos cuidéis», dice Pilar Manjón

ANTONIO SANTOS
Manjón conversa con Ibarretxe acompañada por Jesús Abril, también de la Asociación 11-M. [F. GÓMEZ]/
Manjón conversa con Ibarretxe acompañada por Jesús Abril, también de la Asociación 11-M. [F. GÓMEZ]

BILBAO.DV. El lehendakari insistió ayer en la necesidad de que los partidos políticos vascos alcancen acuerdos que pongan fin al conflicto que, en su opinión, se vive en Euskadi. Juan José Ibarretxe aprovechó un acto de homenaje a la Asociación 11-M Víctimas del Terrorismo para reivindicar en Bilbao su objetivo de lograr un pacto entre las formaciones del Parlamento que favorezca la paz «a pesar de ETA».

El jefe del Ejecutivo autónomo mostró su convencimiento de que la actividad terrorista «no ha conseguido parar» del desarrollo económico y social de Euskadi aunque ha supuesto un freno para la actividad política.

«Estamos enredados por los anzuelos envenenados que ETA lanza», aseguró en el Palacio Euskalduna de Bilbao ante un auditorio compuesto por víctimas, representantes del PSE como Rodolfo Ares y Jesús Loza; de EA como Unai Ziarreta y Joseba Azkarraga; y el delegado del Gobierno, Paulino Luesma.

Para superar esta situación Ibarretxe apostó por que las fuerzas parlamentarias «arriesguen», lancen «proposiciones» y suscriban «compromisos» que permitan llegar a un nuevo escenario. «Ha llegado la hora -subrayó- de decirle a ETA, también desde la política, que no nos va a parar en la búsqueda de soluciones. Si la sociedad vasca es capaz de generar progreso y bienestar para sus hijos a pesar ETA, ¿por qué no vamos a ser capaces los políticos en este país de lograr acuerdos democráticos para resolver nuestras diferencias sin contar con ETA?».

Sin hacer referencia alguna a la consulta que ha anunciado para el 25 de octubre, el lehendakari apostó por «romper el círculo de la violencia» con propuestas «novedosas» e invitó al resto de fuerzas a perder el miedo al debate. «Para alcanzar la paz hay que dialogar», reiteró

Durante su discurso, ensalzó el papel de las víctimas y, en especial, de los damnificados por las bombas islamistas del 11 de marzo de 2004. Les agradeció que, a pesar del drama personal por el que cada uno ha atravesado y de verse obligados a «visitar el infierno», mantengan «una actitud de construcción en positivo». «Nos estáis ayudando a enfrentarnos a nuestro dolor. Nos dais energía», señaló el lehendakari antes de reconocer que instituciones como la que él dirige «no siempre hemos acertado con las palabras y los gestos» hacia este colectivo.

«Desterrar la violencia»

Un mensaje similar ofreció el consejero de Justicia, Joseba Azkarraga, que subrayó cómo «el pueblo vasco» sabe lo que es el «dolor que conllevan «los terrorismos». En su opinión, la asociación del 11-M y la exposición apadrinada por este colectivo que permanecerá en el Palacio Euskalduna hasta el domingo ayudan a «desterrar la violencia». «El camino hacia la paz es difícil -añadió-, pero lo tenemos que recorrer todos juntos.

El acto quedó cerrado con la intervención de Pilar Manjón, presidenta de la agrupación que reúne a la mayoría de las víctimas de los atentados de los trenes de Madrid. Expresó el deseo de su colectivo por ofrecer una «abrazo sincero» a la sociedad vasca y recordó que el mayor «deseo» de quienes han sufrido la violencia en primera persona es «que nos escuchen». No obstante, censuró a aquellos que buscan una «utilización política perversa» de las víctimas.

«Es hora de que en cada atentado nos quedemos perplejos y sorprendidos», animó y aseguró que «el mejor homenaje a las víctimas es cuidar a quienes han sobrevivido» y padecen un «inmenso» dolor. Por ello, instó a «todos» a trabajar para conseguir la paz y les animó a que se «deje la espada» y que sólo se «utilice la palabra» para resolver los conflictos.