Restaurada la ermita de Santiago de Azpilkueta, dentro de la ruta Jacobea Urdazubi-Baztan

Los Amigos del Camino continúan con su intensa labor de recuperación de la ruta

Un momento de la ceremonia para reinaugurar la ermita. [A.D.C.]/
Un momento de la ceremonia para reinaugurar la ermita. [A.D.C.]

BAZTAN. DV. La ermita de Santiago de Urrasun, en Azpilkueta, dentro de la ruta jacobea que desde Bayona llegaba a Pamplona por Urdazubi y Baztan, vuelve a ofrecer su mejor cara después de una intensa labor de restauración que han realizado la Asociación de Amigos de esta parte del camino con la colaboración del departamento de Cultura y Turismo, el Ayuntamiento de Baztan y los alcaldes y vecinos de Azpilkueta.

Reinauguración

El pasado sábado se procedió a la reinauguración de la ermita con una misa oficiada por el párroco de Azpilkueta, Juan Felipe Franchez, con ayuda de Imanol Prieto, que atiende las parroquias de Erratzu, Arizkun, Urdazubi, Zugarramurdi y Amaiur. Los dos sacerdotes estuvieron presentes dada la particularidad de la ermita, que se encuentra en el barrio de Urrasun, que pertenece en lo civil a Azpilkueta y a Amaiur, en lo eclesiástico.

A la inauguración acudieron el consejero de Cultura y Turismo, Juan Ramón Corpas, que animó a los Amigos del Camino a continuar en el extraordinario trabajo que llevan a cabo para revitalizar este ramal de la ruta jacobea, los concejales Santi Aldako, Martín Garde, José Mari Garmendia, Mari Carmen Iribarren e Isabel Bidart y los alcaldes de Amaiur y Azpilkueta, Miguel José Ariztia y Jon Alkasena, respectivamente.

También estuvieron presentes María Victoria Arraiza, presidenta de los Amigos del Camino de Santiago en Navarra y el doctor Bertrand Saint-Macary, presidente de la asociación Les Amis du Chemin de Saint Jacques de Pirineos Atlánticos, además de numerosos amigos de la ruta Jacobea.

Javier Iturralde, vicepresidente de los Amigos del Camino de Urdazubi-Baztan, sustituyó al titular, Pepe Fernández D'Arlas, que no pudo asistir. En su intervención agradeció la colaboración de todos, en especial al Gobierno de Navarra y a la Fundación Caja Navarra que han contribuido a la financiación.

Desde 1670