Emocionada despedida a José Ignacio Tellechea

Autoridades religiosas, políticos, académicos y amigos asistieron al funeral en la catedral donostiarra

ANA URROZ
El altar de la catedral del Buen Pastor, durante el funeral, presidido por cinco prelados vascos. [LUSA]/
El altar de la catedral del Buen Pastor, durante el funeral, presidido por cinco prelados vascos. [LUSA]

SAN SEBASTIÁN.DV. La catedral donostiarra del Buen Pastor acogió anoche el funeral por el escritor, catedrático y académico José Ignacio Tellechea Idígoras en un acto de emocionada despedida.

Junto a sus familiares, su hermana Mari Ángeles y su cuñado Patxi Azpitarte, sus sobrinos, José Ignacio, Isabel y Javier; se reunieron en el templo, abarrotado, cinco obispos: el titular de la diócesis de San Sebastián, monseñor Juan María Uriarte; que presidió la misa en concelebración con los prelados de Bilbao, monseñores Ricardo Blázquez y el auxiliar, Karmelo Etxenagusia; el de Vitoria, Miguel Asurmendi; y el emérito de San Sebastián, José María Setién, quien pronunció la homilía.

También concelebraron el funeral un total de ochenta sacerdotes, compañeros y amigos del desaparecido, tanto diocesanos como de diferentes órdenes religiosas.

La consejera de Cultura, Miren Azkarate; el viceconsejero, Gurutz Larrañaga; el diputado General de Gipuzkoa, Markel Olano; y otras personalidades políticas, entre las que se encontraban ediles de la alcaldía de Andoain, asistieron al acto y testimoniaron su pésame a la familia.

Representantes de Euskaltzaindia, de la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País, como José María Aycart o Juan Ignacio de Uria; estuvieron presentes en el templo junto a miembros del patronato de la Fundación Universitaria Española y de la Biblioteca del Doctor Camino de Historia Donostiarra, de la que Tellechea Idígoras era director.

Sus númerosos amigos testimoniaron con su presencia el pesar por la pérdida a los familiares.

Alberto Martínez, responsable de la Obra Cultural de Kutxa, leyó la primera lectura. En la homilía, monseñor Setien hizo referencia a la amistad de ambos desde que eran estudiantes en el Seminario de Vitoria y en la Universidad Gregoriana de Roma, donde compartían habitación. El prelado destacó la «enorme capacidad de trabajo y estudio» de José Ignacio Tellechea destacando que esta fue una cualidad «que le acompañó a lo largo de toda su vida».

Cerca de un centenar de voces del Orfeón Donostiarra, dirigidas por Esteban Urcelay y con Borja Rubiños como organista, interpretaron el Ave María, de Javier Busto; la cantata 147, de J.S.Bach; y como despedida del acto religioso el canto Agur Jesusen Ama.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos