«Tenemos una buena diferencia, pero no hay que confiarse»

El mandatario azulgrana ve al Eibar en buena disposición para lograr la permanencia en Segunda División.

CARLOS MOLINA
«Tenemos una buena diferencia, pero no hay que confiarse»

El presidente del Eibar muestra su confianza en que el equipo azulgrana acabe bien la temporada. La diferencia actual de siete puntos respecto del descenso es buena, pero no cabe caer en ningún tipo de confianza, según el presidente armero. Reconoce que el paso de la temporada está derivando en cierto cansancio en algunos jugadores que acumulan muchos encuentros.

- El Eibar logró romper la mala racha en la que se hallaba al ganar al Cádiz de forma agónica. ¿Había algo de tensión tras haber obtenido sólo punto en tres partidos?

- Siempre que no has ganado en los últimos encuentros, la necesidad de lograr la victoria es mayor. Pero hay que tener claro quiénes somos y que el Eibar está destinado a sufrir en esta categoría.

- Da la sensación de que el juego del equipo ha decrecido desde el inicio de este año 2008. Tan sólo se han ganado tres partidos de diez jugados. ¿Está haciendo mella ya el cansancio?

- Ya dije al principio de Liga que son muchos partidos y que la temporada se hace muy larga. Algunos jugadores están jugando prácticamente todos los partidos y se acaba por notar en el aspecto físico. Tenemos algunos jugadores en el banquillo que considero que pueden dar un buen nivel, pero es labor del entrenador sopesar si se deben introducir modificaciones en las alineaciones. Pero veo al equipo en buena disposición para afrontar la recta final y creo que nos vamos a mantener en esta categoría. La únión que tienen entre los propios jugadores es un argumento más para confiar en lograr llegar lo antes posible a nuestro objetivo de los 50 puntos.

- La jornada decimooctava fue muy positiva para el Eibar. Además de vencer los equipos de la zona de abajo perdieron. El Eibar tiene 37 puntos y la diferencia respecto al cuarto por la cola, Las Palmas, es de siete puntos. ¿Les otorga cierta tranquilidad?

- Siete puntos es un colchón muy bueno teniendo en cuenta la altura de la competición en la que nos encontramos. Pero no conviene fiarse lo más mínimo porque todos los equipos son difíciles y cada vez cuesta más trabajo sacar los partidos adelante. Podemos sufrir otra racha negativa y que los rivales se nos acerquen.

Mucho mejor en casa

- El equipo ha obtenido 26 de los 37 puntos en Ipurua. El Eibar comenzó fuerte la temporada con dos victorias a domicilio pero ha pasado ya una vuelta sin ganar fuera desde que lo logró en Cádiz en la séptima jornada. ¿Es lo normal?.

- Los datos son significativos y dicen que sacamos muchos más puntos en nuestro campo que a domicilio, pero es lo habitual en la mayoría de los equipos. Creo que fuera de casa es más complicado y cada vez va a serlo más porque todos los equipos pelean ya por un objetivo claro. No obstante, creo que podíamos llevar bastantes más puntos a domicilio. Recuerdo partidos en los que hemos podido sumar más. Perdimos en Las Palmas con un gol en el último minuto, en Jerez íbamos ganando 0-3 y luego nos empataron. Pero lo que está claro es que, si no ganamos fuera, hay que hacerse fuertes en nuestro propio campo.

-Los rivales se han reforzado bien en el pasado mercado de invierno. ¿Les preocupa esta circunstancia?

- Efectivamente, hay equipos que se han gastado mucho dinero pero que no han podido escapar de las posiciones bajas. Nosotros no disponemos de esta posibilidad debido a nuestras limitaciones presupuestarias.

- En Navidades comentó que le congratulaba el hecho de que la afición se había concienciado de la importancia de estar en Segunda para el Eibar.

- El hecho de pasar un año en una categoría tan dura como la Segunda B ha propiciado que se valore más por parte del público. Esto es importante porque la permanencia la tenemos que conquistar entre aficionados, jugadores y directiva. La afición está animando mucho esta temporada y se vio el sábado ante el Cádiz.

- El Eibar visita este sábado al Granada 74 en Motril.

- Vamos a ir con tranquilidad a ese partido y a ver si podemos sacar algo positivo.