Se investiga si un error humano pudo provocar el encallamiento del mercante

J. P.

SAN SEBASTIÁN. DV. La Capitanía Marítima de Pasajes mantiene abierta la investigación para determinar las circunstancias en las que se produjo el embarranca miento del mercante en Jaizkibel.

El Maro, de bandera de La Antigua y Barbuda, se dirigía la noche del jueves en lastre desde Bayona al puerto de Pasajes para cargar productos siderúrgicos. El buque encalló a dos millas del Cabo Higer, entre el puerto de Pasajes y Hondarribia. En el barco se encontraban siete tripulantes y, según las primeras investigaciones, todo apunta a que en el siniestro confluyeron, por un lado, un fallo técnico y, por otro, un error humano.

Según fuentes consultadas, en el momento del suceso el buque navegaba con el piloto automático accionado y, a la vista de lo ocurrido, sin ninguna persona en el puente de mando. De lo contrario, nadie se explica cómo el mercante pudo aproximarse tanto a la costa, sin que el capitán ni ninguno de los oficiales de a bordo se diese cuenta de ello.

Fuentes expertas en navegación de mercantes explican que de haber existido un adecuada vigilancia, el responsable de la navegación del buque habría percibido la cercanía de la tierra y habría tenido suficiente tiempo para poner los hechos en conocimiento de los equipos de salvamento.

No sólo no se dio esta circunstancia, sino que la tripulación tampoco tuvo tiempo siquiera de anclar el buque. En este sentido, las fuentes consultadas precisaron que el estado de la mar durante la noche en la que ocurrió el percance hubiese impedido al buque llegar hasta las rocas. Todo parece indicar que los marinos del Maro realizaban diferentes trabajos en el barco y nadie se había ocupado de su gobierno.