Primer escalón para los juveniles

El sábado comienza en Ereño el torneo Lehendakari para aficionados de 19 y 20 años. Los directores de los equipos guipuzcoanos coinciden en la valoración positiva de este evento.

GAIZKA LASA
El equipo Seguros Bilbao ha ganado las tres últimas ediciones del Trofeo Lehendakari Txapelketa. [JM. LÓPEZ]/
El equipo Seguros Bilbao ha ganado las tres últimas ediciones del Trofeo Lehendakari Txapelketa. [JM. LÓPEZ]

San Sebastián. DV. Los aficionados más jóvenes encontrarán a partir del sábado, en el torneo Lehendakari, un oasis dentro de una categoría demasiado exigente para los condicionantes que suelen plantear los 19 y 20 años en la vida de todo joven. Edad de cruce de caminos y decisiones importantes que tomar.

En este contexto, el torneo Lehendakari cumple una función de transición, sin la cual, el salto al campo amateur, semiprofesional en muchos sentidos, resulta quizás excesivo para muchos.

El objetivo de esta categoría no tendría sentido sin embargo si algunos de nuestros equipos no secundaran esta filosofía de proteger a los ciclistas de 19 y 20 años que pueden permitirse así emplear dos años en decidir si quieren y pueden convertir su afición en profesión.

La labor de equipos como Debabarrena-Solozabal, Bruesa-Policlínica, Belca-Oriako o el nuevo Urnieta-Biyok es tan ingrata como necesaria para que sigamos teniendo ciclismo entre nosotros.

Juanjo Sebastián, director del Debabarrena-Solozabal, confiesa que «el Lehendakari es una categoría importante para nosotros, ya que nuestra misión es trabajar con los juveniles de la comarca. Los dos primeros años debemos dar margen a los chavales para que se acoplen a la categoría. Aunque también es verdad que nos gusta ir metiendo competiciones de más nivel a los jóvenes, para que se curtan y aprendan de situaciones que se dan con los mayores»

Objetivo, ir aprendiendo

Dice Sebastian que «al fin y al cabo estamos ante una pequeña contradicción, ya que por un lado hay que dar margen a los juveniles, pero por otro los equipos profesionales nos dicen que con más de 22 o 23 años un ciclista ya es viejo para pasar».

En la misma línea Ander Echeberría, director del Belca-Oriako, afirma que «aunque es bonito conseguir resultados, nuestro objetivo es ir aprendiendo, y sobre todo a partir de la mitad de la temporada los juveniles deben acostumbrarse al ritmo de los élite. Lo que queremos es dar cabida a aquellos que no pueden entrar en grandes equipos, para que no tengan que colgar. En ese sentido el Lehendakari es una buena idea para amortiguar el gran salto de categoría».

Rafa Valencia, director del Bruesa-Policlínica, va incluso más alla, y defiende que «la categoría juvenil pudiera tener un año más. Por eso nos gusta el Lehendakari, como paso siguiente al campo juvenil.

Los chavales corren motivados, y pueden superar unas cargas que en el campo élite les resulta inalcanzables». El nuevo Urnieta Biyok nace también, según su director Emaitz Izaguirre, con el objetivo de «permitir a los más jóvenes a correr sin presión y ver hasta dónde pueden llegar. De todas formas compaginaremos esta categoría, con carreras de más nivel. Utilizaremos el Lehendakari para aprender a disputar y el resto para madurar».

El caso del Azpiru-Ugarte es diferente, ya que cuenta con una plantilla con potencial para brillar en carreras del máximo nivel. Sin embargo no descuida la labor de formación y tal y como nos cuenta su director Ketxus San Emeterio «todos los años cogemos a cinco jueveniles nuevos, de manera que con los cinco del año anterior formamos un equipo de diez para el Lehendakari. Es un torneo que nos parece acertado para aquellos que les cuesta más hacerse a la categoría. Se corre como en juveniles, pero no es nada fácil destacar. Una cosa es tener potencial y otra es sacarle partido. Creo que en esta categoría tenemos chavales de mucho nivel, pero que no han terminado de dar resultado».

Sin darle prioridad

El Bidelán-Kirolgi es el equipo que con menos 'juveniles' cuenta en sus filas. Tienen el compromiso de no fichar a corredores de otros clubs el primer año de aficionados, y tan sólo tienen a tres corredores de 19 y 20 años. Su director, Iñaki Murua, cree que «esta categoría viene bien para coger confianza, aunque quizás no tiene tanto sentido ya a partir de la mitad de la temporada. Una vez terminado el curso escolar y que ya se han corrido unas carreras para coger el ritmo, preferimos correr pruebas de mayor participación y de más nivel».

Los equipos guipuzcoanos coinciden en señalar al Seguros Bilbao y al Naturgas como los equipos a batir en el torneo Lehendakari. Curiosamente sus directores, Xabier Artetxe y Alex Díaz respectivamente, prefieren restar importancia a este torneo.

Para Artetxe «es muy importante ser conscientes de que en esta categoría el nivel es inferior al que realmente hay que dar. Aprovechamos para trabajar aspectos como la estrategia y el trabajo de equipo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos