El PSE propone buscar un «gran pacto vasco» para la convivencia tras los comicios

«El autogobierno ha de tener muy presente el pluralismo», advierte López Benegas considera que la consulta de Ibarretxe «nos va a enfrentar»

López saluda a Benegas durante el acto del vigésimo aniversario del Consejo General Vasco, ayer en Bilbao. [TELEPRESS]/
López saluda a Benegas durante el acto del vigésimo aniversario del Consejo General Vasco, ayer en Bilbao. [TELEPRESS]

SAN SEBASTIÁN. El PSE-EE trabajará para que los partidos busquen la consecución de un «gran acuerdo vasco para la convivencia y la libertad» tras las elecciones del 9 de marzo. Así lo expresó ayer en Bilbao el diputado y candidato del PSE-EE, José María Benegas, durante su intervención en un acto organizado para conmemorar el trigésimo aniversario de la constitución del Consejo General Vasco. En el evento también participó el secretario general del partido en el País Vasco, Patxi López, que coincidió con el diputado socialista en su proposición de construir «la Euskadi de mañana» con pactos.

Benegas consideró que el «reto» en Euskadi tras las elecciones es la consecución de un gran pacto para la convivencia, un «pacto de principios» que no sería muy extenso porque «cabe en un folio».

«Después del 9 de marzo debe ser nuestro objetivo en Euskadi. Si hay voluntad es posible conseguirlo, como se hizo en 1979» con el Estatuto, subrayó el ex secretario de Organización del PSOE y ex secretario general del PSE.

Benegas contrapuso esta propuesta con el proyecto de consulta del lehendakari, Juan José Ibarretxe, que «divide seriamente y, lejos de ser un lugar de encuentro para asentar la convivencia, hace planteamientos que nos van a enfrentar inexorablemente».

Por su parte, el secretario general del PSE-EE, Patxi López, defendió también la consecución de acuerdos «amplios y transversales» para buscar lo que «une por encima de los intereses particulares. La convivencia es el principal tesoro a proteger y los socialistas lo haremos», aseveró.

En su opinión, para que el autogobierno «sirva de verdad» debe tener «muy presente el pluralismo de la sociedad y, por tanto, tener el acuerdo entre diferentes como seña de identidad».

En este sentido, López aseguró que el «mejor ejemplo» para solucionar los problemas de Euskadi no está «en Kosovo, Montenegro, Québec o Irlanda del Norte», sino en el propio País Vasco, en el gobierno preautonómico integrado por PNV, PSE, UCD y Euskadiko Ezkerra bajo liderazgo de Rubial y Juan de Ajuriaguerra.

«El camino a la autonomía fue posible gracias al pacto entre diferentes y la firme voluntad de la mayoría de los partidos vascos de utilizar la política para abordar los retos del futuro y los graves problemas» que padecía la sociedad vasca en 1978, tanto políticos como de violencia y económicos.

De esta manera, apostó por «proteger la convivencia» con el objetivo de «seguir creciendo como país y sociedad en un mundo cada vez más global», así como para «profundizar en el autogobierno», que es posible «perfeccionar».

«Política con mayúscula»

López destacó que «el pacto fue posible en el pasado, es posible en el presente y será posible en el futuro» y advirtió de que «sería suicida» olvidar que «nos ha permitido vivir el periodo más largo de libertad y autogobierno que nunca hayamos disfrutados los vascos».

«Sin los pactos, sin las renuncias de unos y otros que permitieron alumbrar primero la Constitución española y después el Estatuto de Gernika, hoy no tendríamos ni libertad, ni igualdad, ni autogobierno. Esa es la política con mayúsculas en democracia, que se convierte en insustituible instrumento de convivencia que necesita de la voluntad de todos», añadió.

López sostuvo que se debe recuperar ese entendimiento, aunque recalcó que en ese proyecto «no hay sitio» para quienes utilizan la violencia o la apoyan y son «incapaces de independizarse de ETA». Después de condenar los actos de kale borroka registrados el sábado en Hernani, el dirigente socialista afirmó que en Euskadi «no hay ni una sola idea ilegalizada», sino que no se permite que «ni una sola idea se defienda mediante la violencia y el terrorismo».

30 años del Consejo Vasco

El acto del trigésimo aniversario de la constitución del Consejo General Vasco congregó ayer en Bilbao a algunos de los políticos que integraron aquel gobierno preautonómico presidido por el socialista Ramón Rubial. Además de José María Benegas, a la cita acudieron el socialista José Antonio Maturana, Andoni Monforte (PNV) y Pedro Morales (UCD).

Benegas, tras recordar la formación del Consejo General Vasco del que formó parte y la elaboración del Estatuto de Gernika, destacó que «la generación política del 77 cumplió con sus cometidos y fue un ejemplo de capacidad de diálogo y pacto». Según indicó el diputado socialista y candidato, «ese gran acuerdo alcanzado» en torno al estatuto vasco está en la actualidad «cuestionado» por planteamientos que «mucho tienen que ver con supuestas soberanías territoriales y poco que ver con los problemas reales» de los ciudadanos vascos.

El evento estuvo organizado por la Fundación Ramón Rubial. Su presidenta, Lentxu Rubial hija del histórico dirigente, destacó que, «más allá de discusiones estériles», hay una sociedad que desea que «los gritos, las declaraciones dogmáticas y las tentaciones impositivistas desaparezcan de la escena política» y dejen paso al entendimiento. En este sentido, consideró que, si no se adoptan «atajos», es posible «dar un salto» para «conquistar un nuevo y mejor futuro».