«Sigo sin explicarme cómo perdimos la eliminatoria de ascenso contra el Lorca»

El extremo deja el club por motivos laborales y jugará lo que resta de Liga en el Tolosa

BORJA OLAZABAL
Endika Mendizabal se despide del Real Unión tras cuatro años en el club irundarra. [F. DE LA HERA]/
Endika Mendizabal se despide del Real Unión tras cuatro años en el club irundarra. [F. DE LA HERA]

Endika Mendizabal era uno de los jugadores más veteranos de la plantilla del Real Unión. Con la presente, llevaba cuatro años enfundándose la elástica txuribeltz. Este tolosarra de treinta años se marcha del club irundarra por motivos laborales y seguro que dejará una gran huella en el vestuario, ya que era uno de los jugadores más queridos. Endika jugará en el equipo de su localidad natal, el Tolosa, pero tras una llamada a última hora de Manix Mandiola, estuvo a punto de recalar en el Eibar. El ex unionista todavía habla en primera persona cuando se refiere al Real Unión.

- Su marcha del equipo ha sido una sorpresa. ¿Qué ha pasado?

- La verdad que es una historia un poco larga. Voy a empezar a trabajar en una entidad financiera y le comenté al entrenador que tendría que faltar a los entrenamientos. En un principio aceptó y me dijo que tendría que entrenar con el filial, pero tras la llegada de Félix Quero se me comunicó que me iban a dar la baja. Yo lo acepté, porque desde que les comenté que no podría entrenar, sabía que podía salir del club.

- ¿Le sentó mal que le dijeran que tenía que abandonar el Real Unión?

- La decisión estaba en manos de Iñaki Alonso. Sea cual fuera, yo ya estaba preparado para lo bueno y para lo malo, así que tampoco me cogió por sorpresa.

- Después de tantos años en Irun, supongo que le dará pena marcharse del equipo.

- Tenía muchas ganas de poder acabar mi contrato aquí, porque en Irun me he encontrado muy a gusto. Hay gente con la que llevo tres años y medio compartiendo vestuario y da pena irse.

- Está en Irun para despedirse de sus compañeros. Pero, ¿habrá otra despedida mejor?

- (Risas) Cada domingo que tenga libre vendré al Stadium Gal a ver los partidos del equipo. También organizaremos alguna cena en sidrería para que la despedida sea mejor.

- ¿Qué ha sido lo mejor y lo peor de sus temporadas en Irun?

- Lo peor, sin duda, el partido contra el Lorca y lo mejor el vestuario. Tengo compañeros, que además de compañeros de equipo, se han convertido en amigos.

- Habla del partido del Lorca como su peor experiencia. ¿Sigue teniendo la espina del ascenso clavada?

- He soñado muchas veces que todavía no he jugado ese partido. La espina se va a quedar clavada para toda la vida. Estaba seguro de que íbamos a lograr el ascenso. No habíamos perdido casi ningún partido en toda la temporada, logramos ganar en Lorca... Se acabó el choque y, a día de hoy, sigo sin saber explicarme cómo perdimos aquella eliminatoria.

- Hablando del play-off. ¿Podrá el equipo remontar y meterse en la pelea por el ascenso?

- Parece que los cuatro primeros se han escapado, pero creo que todavía quedan muchos puntos en juego. Este equipo puede aspirar a acabar la Liga entre los cuatro primeros. Quedan partidos contra rivales directos que serán muy importantes, ya que además de sumar, consigues que el rival no lo haga. La reacción va a comenzar este domingo contra el Osasuna Promesas.

- Y ahora se va del Real Unión al Tolosa... ¡Vaya cambio!

- Sí, la verdad que sí. Ahora voy a intentar ayudar al equipo del pueblo, que está en una situación complicada (a sólo un punto del descenso en Tercera División). Debuté el otro día y perdimos 4-0. Pero bueno, tenemos un equipo joven y a la mayorías les conozco desde pequeño. Estoy a gusto, porque además de estar en casa, puedo compatibilizar fútbol y trabajo.

- De la afición no ha podido despedirse... ¡Adelante!