«Aiestaran me chantajeó»

Badiola le acusa de querer imponer a Oliva y desafiar al Consejo Afirma que exigió más dinero del pactado y por eso no llegó a la Junta

IÑAKI IZQUIERDO
Alex Naia, que estuvo en la rueda de prensa para asentir las afirmaciones de Badiola, el presidente y Beatriz Ugarte. [LUSA]/
Alex Naia, que estuvo en la rueda de prensa para asentir las afirmaciones de Badiola, el presidente y Beatriz Ugarte. [LUSA]

san sebastián. DV. Iñaki Badiola llamó «chantajista» a Pako Aiestaran. Aseguró que se alegra de que Juan Carlos Oliva no sea el entrenador de la Real porque «si entra a la ducha de los jugadores igual nos lo violan cuatro veces». Dijo que Salva Iriarte es un «irresponsable» y que menos mal que ya «no es patrimonio del club, porque se lo va a llevar entero». Criticó a la sección de Deportes de EL DIARIO VASCO y dijo que todos sus integrantes «quieren que pierda la Real» y que para trabajar en ella «se necesita entrar con dos melones, uno en una bolsa y el otro puesto». También arremetió contra Karlos Argiñano, avisó al periodista de Herri Irratia Iñaki de Mujika, llamó hooligan al periodista de El Correo Javier Ortiz de Lazcano y atacó a todos los que «han drenado y sangrado a la Real», en contraste con su aportación en el mes justo que lleva en el cargo de presidente, «la primera vez en la historia en la que alguien pone dinero en la Real».

La crítica a Pako Aiestaran fue brutal. Se apoyó en unas presuntas palabras del agente del técnico, Miguel Ángel Cermeño, en las que calificaba a su representado de «impresentable y chantajista», que asumió como propias al relatar una serie de «chantajes» a los que le habría sometido el beasaindarra. El presidente dio su versión sobre lo sucedido entre ambos.

Acusó a Aiestaran de pedirle en principio 350.000 euros brutos por seis meses. «Me pareció caro, pero como quiere tanto a la Real... Posteriormente me pide que los 350.000 sean netos. Primer chantaje. ¿Por qué llegó tarde a la Junta? Una cosa es perder aviones y otra, dejarlos pasar».

Pero el verdadero «chantaje» habría llegado con el caso Oliva (ver la cronología del presidente en esta página). Según él, Aiestaran «llama por su cuenta y riesgo a Oliva y este señor presenta su dimisión sin saber a dónde va a ir. Dónde se ha visto una cosa igual. Sólo por eso, este señor nunca entraría en la Real mientras estemos nosotros. Si entra a la ducha de los jugadores igual nos lo violan cuatro veces. ¡Qué naïf!».

El «tercer chantaje» de Aiestaran llegó en la víspera del partido de Córdoba, cuando según Badiola le dio dos días para firmar a Oliva. «Si en 48 horas no está en Donostia como entrenador de la Real, rompo la baraja», dice que dijo Aiestaran. En las horas previas y posteriores al partido se mantuvo el tira y afloja entre ambos, que acabó en ruptura.

A raíz de esta historia Badiola dijo que ha aprendido una cosa y ofreció una enseñanza: «Si en una relación alguien te somete a chantaje, nunca hay que ceder. Si esto lo he aprendido con uno de casa, imaginad cómo lo voy a aplicar con los de fuera, DV y la due diligence». Antes de soltar la presa de Aiestaran y pasar a nuevos objetivos, Badiola ironizó con el beasaindarra y le llamó «la gran pérdida».

Aseguró que fue el ex del Liverpool el que le dijo que su sueño era entrenar a la Real y que es falso que fuera él quien le propusiera hacerse cargo del equipo junto a Eizmendi. El miércoles 23 de enero, en la misma sala de prensa donde habló ayer, Badiola dijo lo siguiente: «Cuando me referí a un entrenador joven y de nivel estaba pensando que Eizmendi iba a seguir con Pako. Pensaba que podían hacer un buen tándem de entrenadores jóvenes, pero no ha podido ser». Ayer dijo que Aiestaran no tiene experiencia y habría sido un error elegirle como entrenador y que descartó a Oliva porque era de Segunda B.

Más ataques a Iriarte

Del mismo modo que utilizó supuestas palabras de Cermeño para llamar «impresentable y chantajista» a Aiestaran, recurrió a supuestas manifestaciones del ex del Liverpool para descalificar a Salva Iriarte, una de sus víctimas predilectas. «Es un irresponsable y un negligente. Son palabras de Pako Aiestaran», aseguró Badiola. Y añadió. «Yo voy más allá. Irresponsable al aceptar este cargo porque no vale para este cargo. El que firmó su contrato lo hizo mal. Ha tenido una dejadez de funciones enorme. Su libreta de notas tenía una hoja escrita».

Dijo no preocuparle la demanda que piensa interponer Iriarte contra él. «Que la presente. No hacen más que ponernos zancadillas y la gente chupando. Salva Iriarte estuvo con dos contratos, el de segundo entrenador y técnico indefinido. El 4 de abril de 2002 cobró una indemnización de 299.820 euros. Eso es sangrar y drenar a la Real. ¡Qué cara más dura! No dudo de que sea buena persona. Un presidente dijo que era patrimonio del club. Como siga siéndolo se lo va a llevar entero. Y Karlos Arguiñano le defiende. Debería decir que su socio (el fallecido) Aseginolaza es hermano de la mujer de Iriarte».

Poner dinero

Badiola insiste en que él es el primero que pone dinero en la Real. «Todos lo han sacado. Muchos lo han chupado. Han sangrado y drenado a la Real y así nos la hemos encontrado». Negó haber dicho nunca a Aiestaran que el dinero lo ponga él y por eso decide.

En esa línea, lanzó una indisimulada amenaza, pero sin concretar destinatarios. «Con lo de la due diligence muchos no van a dormir y muchos ya no duermen». Aseguró que el 17 de abril dará a conocer el resultado y aprovechó para destacar que «en las due diligences soy de los mejores».

Anticipó que para sacar a la luz los datos ha elegido una fórmula que choca con el derecho a la información y la libertad de Prensa: ha elegido a diez personas que se expresan en diferentes medios de comunicación (no todos periodistas) a quienes ofrecerá la información. Entre los diez no hay ninguno de DV, medio que dijo no comprar desde el 23 de diciembre.

Buen feeling con Macua

Badiola aseguró que «si llegamos a un acuerdo en el caso Zubiaurre, mi segundo equipo va a ser el Athletic». Se ofreció para ser el abanderado de una cruzada para recuperar las, según él, malas relaciones entre guipuzcoanos y vizcaínos. Se puso como el ejemplo y dijo que «incluso le tengo cariño a Fernando García Macua. Me parece un tío genial».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos