Separados vascos esperan que el fondo para impago de pensiones funcione para verano

Piden que sea gestionado por las diputaciones y contemple cuantías «dignas» para cubrir las necesidades de los hijos. El Parlamento instó al Ejecutivo que regule estas ayudas

ANE URDANGARIN
Un padre juega con su hijo en un parque. [ÁNGEL DIAZ]/
Un padre juega con su hijo en un parque. [ÁNGEL DIAZ]

SAN SEBASTIÁN.DV. Cuanto antes, mejor. La Federación de Madres y Padres Separados de Euskadi, Kidetza, confía en que el fondo vasco de garantía social para el impago de pensiones alimenticias empiece a funcionar para el verano y contemple ayudas «dignas» que cubran las «necesidades reales» de los hijos, «quienes son los que verdaderamente hay que proteger». Este fondo, que ya funciona a nivel estatal aunque con unas cantidades que consideran «indignas», vendrá a cubrir las necesidades de los hijos que no reciben la pensión alimenticia regulada tras la separación de sus progenitores.

El presidente de Kidetza y también de la confederación estatal Con Papa y Mamá, Justo Sáenz, se congratuló por el gran paso que ha dado esta reivindicación histórica de los separados vascos tras el pleno del Parlamento del pasado viernes, en el que todos los grupos acordaron una moción para instar al Ejecutivo autonómico a preparar la regulación de este fondo en un plazo de seis meses. Desde Kidetza, donde acogieron con «gran alegría» esta decisión, reclaman que el decreto que regule estas ayudas sea negociado y esté listo «cuanto antes».

La asociación de padres separados estima que el impago de pensiones afecta al 12% de los separados y divorciados del País Vasco. En 2006 se registraron en Gipuzkoa 1.719 rupturas matrimoniales, por lo que se calcula que cerca de 200 familias pueden recibir cada año la ayuda correspondiente.

Sáenz confía en que el fondo vasco tenga una cobertura mucho más amplia que la ayuda alimenticia de cien euros mensuales por hijo por impago de pensiones que concede el Gobierno central. «Además, son para un tiempo determinado y excluye a mayores de 18 años. Realmente, se trata de un fondo poco social, muy poco de izquierdas», criticó al ejecutivo de Rodríguez Zapatero, al tiempo que reclamó que las ayudas vascas cubran las necesidades reales por tiempo indeterminado y no se limiten sólo a los menores, «porque no podemos decirles con 18 años 'búscate la vida'».

Desde Kidetza también reclaman que este fondo vasco sea gestionado por las diputaciones forales, debido a que tienen una «relación directa» con las Haciendas, por lo que están en mejor situación para perseguir a quienes incumplen la responsabilidad con los menores.

Asimismo, las familias separadas subrayan la importancia de poner todos los medios para que los hijos estén bien atendidos, «y si en un momento dado un juzgado dice que el padre tiene que devolver el dinero, lo lógico es que lo devuelva».

Divorcios conflictivos

Dada la cercanía de las próximas elecciones, la Confederación estatal de padres y madres separados ha recogido en un documento las medidas que consideran más urgentes, como la creación de un Ministerio de la Familia, «como el que tienen en otros países vecinos», la reforma de la ley del divorcio o la modificación de la ley de protección integral contra la violencia de género. Sáenz argumenta estas peticiones en el incremento del número de separaciones y divorcios, y en que «su resolución por la vía contenciosa ha aumentado mucho». A nivel estatal, en 2006, el 60% de las separaciones se resolvieron por mutuo acuerdo y el 40% por vía contenciosa. En Gipuzkoa, el 70% de las rupturas se acordaron de forma amistosa (porcentaje que en 2005 era del 75%).

El presidente de Kidetza cita el aumento de peticiones de guardia y custodia compartida por los hombres, o la «utilización perversa» de la ley de violencia de género para «coaccionar a la otra parte o conseguir ventajas en el proceso de separación» como algunos de los motivos del aumento de la conflictividad familiar. La obtención de beneficios económicos por parte del progenitor custodio, en perjuicio del no custodio, la falta de regulación y dotación económica de los puntos de encuentro familiares y la escasez de programas de mediación familiar son algunos de los puntos que deben mejorar a juicio de la asociación Con Papá y Mamá, desde donde reclaman la custodia compartida como modelo preferente tras la separación de los padres y una reforma «profunda» del Derecho de Familia, «una reforma moderna y progresista del código civil». La confederación intentará entregar su programa de demandas a José Luis Rodríguez Zapatero el sábado en Donostia, donde participará en un acto de la precampaña electoral. Sáenz espera que «lo reciba en mano y muestre más sensibilidad que el intento que realizaron nuestros compañeros de Valencia».