La Policía cree que Batasuna ha colocado a tres de sus dirigentes en las listas de ANV

El Gobierno está convencido de que si hay nuevas ilegalizaciones la coalición lo intentará por otras vías. Interior enviará más detalles a la Audiencia Nacional

MELCHOR SÁIZ-PARDO

MADRID. DV. Los servicios de información de la Policía Nacional han descubierto el primer supuesto desembarco de Batasuna en las candidaturas de ANV para las elecciones generales del 9 de marzo. Según los informes que en breve el Ministerio del Interior remitirá al juez Garzón, la coalición proscrita ha situado a tres de sus destacados miembros, hasta ahora considerados como 'tapados' por la Policía, entre los ocho cabezas de lista del partido legal para el Congreso y Senado por las tres circunscripciones vascas y Navarra.

Los nombres que a los ojos de la Policía están bajo sospecha son Mariné Pueyo, cabeza de lista del partido al Congreso por Navarra; Idoia Aldama, número uno al Senado por Vizcaya; y Maite Ezkurra, primera candidata en la lista para la cámara alta por la Comunidad foral.

Pueyo -recogen los documentos policiales- ya fue concejal de Batasuna en Pamplona en la década de los noventa y, posteriormente, diputada en el Parlamento Foral por Euskal Herritarrok, la sucesora de Batasuna, también ilegalizada por el Tribunal Supremo en 2003, en el mismo fallo que proscribió a Herri Batasuna y a la coalición que lideraba Arnaldo Otegi.

Por su parte, Maite Ezkurra Aranburu, que en los pasados comicios municipales fue cabeza de lista de ANV por la localidad navarra de Burlada en la que es edil, fue también elegida concejal en ese mismo pueblo en 1999 dentro de la lista de EH. Igualmente fue primera candidata en las elecciones locales de 2003 de la plataforma ilegalizada Auzokide Baztarra, proscrita por estar 'contaminada' por Batasuna. Los servicios de Información de la Policía destacan que Ezkurra, además, tiene una importante relevancia en la coalición ilegalizada, en particular en el sector de Pernando Barrena, con quien compartió candidatura a la Cámara foral.

Según las mismas fuentes, Idoia Aldama, la candidata al Senado por Vizcaya y dirigente de la Coordinadora de Euskadi de Ong's, es de las tres mujeres la que tiene un 'perfil más bajo', aunque desde hace años está ligada a Batasuna, en particular a la denominada área de migraciones de la coalición.

Cinco 'limpios'

Los otros cinco cabezas de lista a ambas cámaras que fueron presentados el pasado sábado en San Sebastián por ANV (Miren Legorburu, Andoni Elorrieta, Aitor Bezares, Iñaki Zabala y Josu Zabala) aparecen 'limpios', según los informes preliminares de la Policía, si bien Bezares es un destacado dirigente del sindicato abertzale LAB, legal y cercano a Batasuna.

Los servicios de información de la Policía están a la espera de que ANV haga público el resto de sus candidatos a las elecciones generales, si bien creen que no habrá muchas sorpresas y el partido recurrirá a personas sin 'contaminación', principalmente concejales ya elegidos en sus candidaturas municipales que no fueron ilegalizadas. Al tener la seguridad de que ANV, en el supuesto de no ser ilegalizada y en el mejor de los casos, no va a obtener más que un diputado a Cortes o un senador por circunscripción, Batasuna no ha hecho «esfuerzos inútiles» por colocar gente de su confianza en estos puestos de relleno.

La Policía está convencida que la coalición proscrita sólo ha impuesto a sus candidatos en los números uno para, si salen elegidos, tener en Madrid a senadores y diputados a sus órdenes. Es -explican los analistas de Interior- un caso diferente y más sencillo que el de las elecciones municipales, en las que Batasuna podía colocar a un 'tapado' en un puesto poco destacado porque en muchos pueblos tenía posibilidad de ser elegido y, una vez en el ayuntamiento, dirigir el grupo municipal a las órdenes de la coalición.