Pedraz decreta prisión incondicional para Portu y Sarasola por el atentado de la T-4

La resolución judicial determina que Sarasola aparcó la furgoneta en la terminal mientras que Portu fue quien dio el aviso de bomba

REDACCIÓNMADRID
Imagen de archivo de Igor Portu./
Imagen de archivo de Igor Portu.

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha ordenado el ingreso en prisión incondicional de los presuntos etarras Martín Sarasola e Igor Portu por la explosión de una furgoneta en la T-4 de Barajas al haber encontrado "motivos bastantes de la participación de ambos en este atentado". Dos personas murieron en la explosión y el módulo D del aparcamiento de la nueva terminal de Barajas tuvo que ser reconstruído.

Por estos hechos, que según el auto de prisión son constitutivos de los delitos de terrorismo, estragos y asesinato, el magistrado ordena la prisión sin fianza de Sarasola y Portu, detenidos la segunda semana de enero. Ambos prestaron declaración ante el juez Fernando Grande-Marlaska. Portu lo hizo en el Hospital Donostia de San Sebastián, donde se encontraba ingresado, y Sarasola fue trasladado hasta las dependencias de la Audiencia Nacional.

De acuerdo con la resolución judicial, Sarasola sería quien aparcó la furgoneta en el estacionamiento de la T-4 para que estallara el 30 de diciembre de 2006, mientras que previamente Portu avisó telefónicamente de la explosión a la DYA, el diario Gara y los Bomberos de Madrid.

No han negado los hechos

Los presuntos etarras, que han comparecido ante Pedraz durante unos diez minutos cada uno, "no han negado los hechos", señala el auto, que agrega que se han limitado a acogerse a su derecho de guardar silencio. El atentado contra la T-4 causó la muerte de los ciudadanos ecuatorianos Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio.

Durante su comparecencia ante el juez, Sarasola y Portu se han negado a realizar las pruebas caligráficas y de voz que se les han requerido, así como a reconocer las imágenes en las que el primero de ellos aparece saliendo del aparcamiento de la T-4 un día antes de que estallara la furgoneta. Sarasola, según fuentes jurídicas, se ha mantenido en silencio cuando se le ha preguntado si era él el que aparecía en los fotogramas del vídeo que grabaron las cámaras de seguridad del aparcamiento, en las que sale con una muleta y ataviado con peluca y mascarilla, tras dejar el coche-bomba y accionar el temporizador.

Por su parte, Igor Portu se ha negado a realizar la prueba de voz para establecer si la suya es la misma que la grabación que tiene la policía de la llamada realizada al parque de bomberos de Madrid avisando de la colocación de la bomba en el aeropuerto.

Miembros 'legales'

Los presuntos terroristas integraban un comando de cuatro miembros 'legales' (no fichados) de la banda formado en 2001 y que habría perpetrado ataques desde 2005. Ambos habrían participado, junto a Mikel San Sebastián, huido a raíz de la detención de los dos primeros, en el atentado de la T-4 del aeropuerto de Barajas ocurrido el 30 de diciembre de 2006 y en el que fallecieron dos personas, según habría reconocido Sarasola en su declaración ante la Guardia Civil.

Se les relaciona también con las acciones contra la discoteca Bordatxo en la localidad navarra de Santesteban en 2005 o la explosión de un furgoneta bomba en Castellón el verano pasado, así como con un acto de homenajes a etarras muertos en una campa del monte Atxirulegi. Todos ellos eran vecinos de la localidad navarra de Lesaka, al igual que el cuarto miembro del 'comando Elurra' (Nieve, en euskera), el también huido Joseba Iturbide, del que no se ha acreditado su participación material en el atentado de la T-4.

La detención de Portu y Sarasola permitió la localización de dos 'zulos' en Sabiñánigo (Huesca) y Lesaka con 125 y 26 kilos de explosivos, respectivamente. En el momento del arresto, se les incautó dos pistolas de las robadas en Vauvert (Francia) por ETA en octubre de 2006. Este 'comando' preparaba un atentado en el complejo comercial de Azca de Madrid en fechas próximas.