EB y Aralar apuran la negociación de una coalición entre profundas diferencias

Jon Abril lamenta que el partido de Madrazo pretenda «limitar la entente a Gipuzkoa» La oferta de EB se reserva el liderazgo de las candidaturas en los tres territorios

JORGE SAINZ
Javier Madrazo, ayer en la sede de EB en Bilbao. [TELEPRESS]/
Javier Madrazo, ayer en la sede de EB en Bilbao. [TELEPRESS]

SAN SEBASTIÁN. DV. Ezker Batua y Aralar apuran las negociaciones para intentar concurrir juntos a las elecciones generales del 9 de marzo, aunque con escasas posibilidades de que se concrete. Los principales escollos se centran en el reparto de la representación de las listas y el alcance territorial de la coalición, según fuentes próximas a la negociación.

El líder de EB, Javier Madrazo, ofreció ayer una oferta en la que su partido encabezaría la candidatura en Gipuzkoa, Vizcaya y Álava en función de los votos obtenidos por cada fuerza hace cuatro años. Aralar, por su parte, aboga por poder encabezar la lista en uno de los tres territorios -Gipuzkoa, según EB,- y asegura que este partido quiere limitar la coalición a Gipuzkoa.

Tras el fracaso de la propuesta de macrocoalición entre los partidarios de la consulta del lehendakari, debido a la negativa de PNV y EB, la única posibilidad de articular una coalición era entre el partido de Javier Madrazo y Aralar, tal y como hicieron, con buen resultado, en las pasadas elecciones forales y municipales.

A cinco días de que se cierre el plazo para constituir coaliciones, que finaliza el día 24, ambas fuerzas intentan llegar a un acuerdo, aunque, salvo sorpresa de última hora, todo indica que concurrirán en solitario, según fuentes conocedoras del proceso. En todo caso, las dos formaciones mantienen contactos de última hora, que en principio se limitan a la vía telefónica, para ver si puede haber alguna solución.

Oferta de Madrazo

Madrazo compareció ayer en Bilbao para anunciar que el consejo político de EB acordó ayer «explorar todas las vías de colaboración para formar una coalición electoral» para las elecciones generales del 9 de marzo con Aralar, una «apuesta razonable para lograr una izquierda transformadora».

El responsable de la formación de izquierdas dijo, sin embargo, que es «Aralar quien tiene la última palabra», aunque la oferta «es clara y está sobre la mesa». Según subrayó, EB defiende un acuerdo en coalición que sea proporcional y basado en la fuerza de cada una de las dos formaciones políticas, que tomará como referencia las últimas elecciones generales de 2004, en las que EB-Berdeak obtuvo 102.000 votos y Aralar, un total de 38.000 en coalición con Zutik.

Madrazo indicó, en este sentido, que las cabeceras en cada territorio las debe ostentar aquella fuerza política que obtenga más representación, «en este caso EB-Berdeak». No obstante, se mostró dispuesto a «compartir la representación y los diputados que esta coalición pudiera obtener el 9 de marzo».

En todo caso, EB ya aprobó ayer sus propios candidatos al Congreso y Senado, con apoyo del 95% del consejo político. Isabel López Aulestia, actual directora de Participación Ciudadana en el Gobierno Vasco, será la cabeza de lista por Gipuzkoa al Congreso, mientras que la juntera Arantxa González irá la número uno en la plancha al Senado. El cabeza de lista por Vizcaya a la Cámara baja será el concejal bilbaíno Jon Sustatxa y como aspirante alavés al Congreso ha sido designado Miguel Fernández.

En EB consideran que su oferta pone en el tejado de Aralar el adoptar una decisión final. Fuentes del partido de Madrazo señalan que Aralar pretende encabezar la lista por Gipuzkoa pese a que en las generales de hace cuatro años «logró seis mil votos menos».

Por su parte, el vicecoordinador de Aralar, Jon Abril, lamentó ayer que la propuesta de EB se centre exclusivamente en el reparto de las listas y no entre también en cuestiones «de fondo» como el programa, el derecho de autodeterminación o la organización en el Congreso si se lograra representación, cuestiones «trascendentales» para esta formación. Abril discrepa del criterio establecido por Madrazo para fijar los integrantes de las candidaturas y considera que Aralar tiene también derecho a poder encabezar la plancha en uno de los tres territorios para lograr de esta forma un mayor equilibrio entre los dos partidos.

Estrategia de IU

Además, el dirigente de Aralar lamentó que EB pretenda limitar la coalición a Gipuzkoa, mientras que la formación independentista apuesta por una alianza en los tres territorios de la Comunidad Autónoma Vasca.

Abril considera que «la cuestión de fondo» es que la dirección federal de Izquierda Unida quiere lograr el 5% de los votos en toda España para poder conformar grupo propio y separarse de ICV, y para ello les hace falta los sufragios de EB en Vizcaya y Álava. En este cómputo no valdrían los votos logrados por coaliciones. Según esta tesis, EB sí aceptaría la entente en Gipuzkoa en la creencia de que yendo juntos hay posibilidades reales de lograr un escaño. Por el contrario, preferiría no arriesgarse en Vizcaya y Álava y asegurar que los votos de estos territorios se suman a la bolsa del 5%. «No nos parece lógico y menos sin una negociación previa», señala Abril. Desde EB reiteraron ayer que su oferta de coalición afectaría a los tres territorios.