«Las lesbianas deben darse a conocer para ofrecer referentes positivos»

Ha elaborado un estudio sobre visibilidad social y participación de las mujeres homosexuales en Euskadi

CRISTINA TURRAU CTURRAU@DIARIOVASCO.COM
Inmaculada Mujika, ayer en San Sebastián. [USOZ]/
Inmaculada Mujika, ayer en San Sebastián. [USOZ]

La visibilidad social de las lesbianas en el País Vasco es prácticamente inexistente. Tras las reivindicaciones callejeras de hace 30 años y el amparo legal otorgado por el Gobierno socialista, las mujeres homosexuales continúan replegadas al ámbito de lo privado. Son las conclusiones del estudio realizado por la socióloga y psicóloga Inmaculada Mujika Flores, directora de Aldarte, centro de atención a gays, lesbianas y transexuales ubicado en Bilbao. El estudio, realizado con una beca de investigación otorgada por el Ararteko, se presentó ayer en San Sebastián.

- ¿Por qué no son visibles las lesbianas en el País Vasco?

- Una de las conclusiones del estudio es que la visibilidad no es nula, pero sí escasa y ello es debido fundamentalmente a la estigmatización del lesbianismo en la sociedad. Hay mujeres que desearían dar a conocer su condición sexual, pero temen que en su trabajo o en su entorno social se les mire sólo bajo esa perspectiva y no por sus logros políticos o laborales. Puede ocurrir también que el colectivo de mujeres lesbianas esté concediendo poca importancia a la visibilidad pública. La presencia de mujeres lesbianas con reconocimiento social, político, cultural o económico es casi nula.

- Hace tres décadas las lesbianas salían a la calle a reivindicar sus derechos. ¿Qué ha ocurrido en este tiempo?

- Hubo una época que coincidió con el resurgir de movimientos sociales, feministas o ecológicos en la que aparecieron las primeras reivindicaciones de mujeres lesbianas en la calle. Los logros legales y sociales de reconocimiento de la realidad lesbiana son más que evidentes. La lucha no se ha olvidado. Hay muchas mujeres en los movimientos de reivindicación de la homosexualidad, apoyando a las mujeres que no se atreven a hacerse visibles. Pero es cierto que tienen menos resonancia.

- ¿No están las lesbianas dentro del 'poder rosa', esos gays mimados por su mayor poder adquisitivo y su presencia social?

- Eso no ocurre en el mundo de la homosexualidad femenina. La visibilidad lésbica no ha avanzado en correspondencia a los logros sociales y legales de las mujeres y de los gays y lesbianas. Quedan bastantes retos por cumplir.

- ¿Por qué los gays están más presentes en la sociedad que las lesbianas?

- Hay una diferencia cuantitativa y cualitativa. La visibilidad de las lesbianas no es ni en número ni en diversidad de situaciones igualable a la de los gays. Es evidente que a ellos les ha costado. Y a muchos, a nivel personal. Pero no está ocurriendo lo mismo en la presencia pública de las mujeres lesbianas. La lesbiana consigue una visibilidad aceptable en los espacios afectivamente más cercanos, como la familia o el grupo de amigos. Pero empiezan las contradicciones cuando nos acercamos al espacio público. Las únicas lesbianas que aparecen en los medios de comunicación son las que participan en los movimientos gay.

- A las lesbianas también les toca hacer su trabajo en busca del reconocimiento social...

- Hay una responsabilidad por parte de las instituciones en promover y fomentar que haya más mujeres lesbianas que se atrevan a decirlo. Pero también es responsabilidad de ellas el decir que lo son, sobre todo de cara a las que están ocultas y lo llevan en secreto. No nos imaginamos la importancia que tiene el tener modelos y referentes positivos. Ampliar las cotas al espacio público es importante.

- ¿Se vive mejor sin 'salir del armario'?

- Es legítimo buscar el reconocimiento en la familia, en la vecindad, o entre amigos, es decir, en el entorno más inmediato. Y acabar ahí. Cuesta hasta a actrices famosas como Jodie Foster. Por eso no es sólo responsabilidad de las mujeres lesbianas. Yo apuesto por una cuota de solidaridad con el resto del colectivo. Y es que se ha perdido este sentimiento de grupo. Se ha convertido en algo íntimo. Lo social parece que no importa. Pero no es así, porque las generaciones jóvenes siguen despertando a la sexualidad sin referencias positivas acerca de su lesbianismo.

- Las lesbianas jóvenes apuestan más por la visibilidad, dice en su estudio.

- Los avances legales y sociales de los últimos 30 años son evidentes y eso anima a que las generaciones jóvenes hagan pública su condición lésbica con más facilidad. Hay más recursos sociales para ello. Pero hay algo que no ha variado. Y es que el despertar de la sexualidad de estas mujeres jóvenes no coincide con el reconocimiento positivo de su lesbianismo. Muchas de mis entrevistadas cuentan que cuando descubrieron su lesbianismo empezó un proceso de confusión y sentimientos encontrados que recuerda a los procesos que han vivido generaciones de mujeres anteriores.

- El marco legal a la homosexualidad aportado por el Gobierno socialista, ¿abre nuevos caminos?

- Todas las mujeres entrevistadas se han visto favorecidas por los nuevos aires que han traído las recientes leyes. Muchas mujeres han pasado de vivir el lesbianismo como algo trágico, a vivirlo como algo normal. Eso ayuda a integrarlo en tu cotidianidad.

- En guarderías y colegios empieza a haber niños con dos mamás. ¿No ayuda eso a la aceptación social del lesbianismo?

- Las madres lesbianas tienen que hacerse visibles porque llevan a sus niños a la escuela. Muchas son las primeras en su entorno y a veces al sistema educativo le faltan recursos para cambiar muchos protocolos que sólo reconocen a un tipo de familia.

- Su apuesta de futuro...

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos