El lehendakari reitera que los vascos decidirán en 2008 su futuro en la consulta popular

Juan José Ibarretxe se ha mostrado convencido de que «la sociedad vasca va a obligar a ETA a parar definitivamente»

VITORIA | EFE
El lehendakari, Juan José Ibarretxe , durante su tradicional mensaje de fin de año en el que repasó la actualidad política vasca. [EFE/ADRIAN RUIZ DE HIERRO]/
El lehendakari, Juan José Ibarretxe , durante su tradicional mensaje de fin de año en el que repasó la actualidad política vasca. [EFE/ADRIAN RUIZ DE HIERRO]

El lehendakari, Juan José Ibarretxe, ha reiterado hoy su compromiso de consultar a la sociedad vasca el próximo 25 de octubre y se ha mostrado convencido de que "la sociedad vasca va a obligar a ETA a parar definitivamente".

En su mensaje de fin de año Ibarretxe ha mantenido su oferta de diálogo y acuerdo al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en torno a la celebración de una consulta en Euskadi, pero ha advertido de que, si la oferta es rechazada, "no nos quedaremos de brazos cruzados, seguiremos adelante".

Ibarretxe se ha despedido de 2007 con una mezcla "de frustración y de esperanza", por la ruptura de la tregua de ETA, pero ha opinado que "hay salida" y que "el derecho a decidir del pueblo vasco" es "la clave de bóveda para solucionar el problema vasco".

El lehendakari ha lamentado los atentados de ETA "que nos han vuelto a amargar la Navidad", pero ha asegurado que "ni ETA ni nadie van a conseguir arrebatarnos la esperanza de salir definitivamente del túnel de la violencia y encontrar una solución pacífica y democrática al conflicto político vasco".

A su juicio, "el 2008 va a ser un año trascendental, en el que se va a escribir el futuro de Euskadi para mucho tiempo" y se ha comprometido a "iniciar una nueva etapa que nos permita romper la espiral destructiva de la violencia y lograr la normalización política", basada en tres pilares: "paz, diálogo y decisión".

Así, ha opinado que "es hora de que ETA escuche la voz del pueblo y respete su voluntad", y ha afirmado que "exista o no ETA se deben buscar soluciones políticas construidas a través del diálogo entre todos".

El lehendakari ha dicho que no cree "en una solución basada en las ilegalizaciones, en la no aplicación de todos los derechos humanos a todas las personas, también a los presos, o en el recorte de derechos civiles y políticos".

Se ha definido como "un militante del diálogo", que habla "de todo y con todos", y ha advertido de que está dispuesto "a llevar este compromiso hasta sus últimas consecuencias jurídicas y políticas".

Asimismo se ha referido al derecho a decidir del pueblo vasco como el tercer pilar sobre el que hay que construir un nuevo ciclo histórico y ha afirmado que cumplirá su promesa y dará la palabra a la sociedad vasca el próximo 25 de octubre.

"El próximo 25 de octubre será la sociedad vasca la encargada de poner en marcha el reloj, seremos cada uno de nosotros y nosotras la llave democrática capaz de abrir un proceso que nos traiga la paz y la normalización política", ha declarado.

El lehendakari ha explicado que "si alguna enseñanza hemos aprendido de los intentos de solución fracasados en el pasado es que la sociedad vasca no puede ser un mero espectador pasivo" y ha mostrado su convicción de que "la sociedad vasca va a obligar a ETA a parar definitivamente".

"Dejemos de mirar a ETA, a Madrid, a París o a Bruselas. Debemos tomar conciencia de que somos nosotros la llave de nuestro propio futuro", ha concluido.