1-1: Empate en un partido histórico en San Mamés

El ambiente festivo vivido durante el encuentro por los casi 40.000 aficionados que practicamente han llenado 'La Catedral' ha realzado una cita de marcado carácter reivindicativo

AGENCIAS |BILBAO
Las dos selecciones salieron juntos al campo portando una pancarta que reivindica "una selección para cada nación"./ EFE/
Las dos selecciones salieron juntos al campo portando una pancarta que reivindica "una selección para cada nación"./ EFE

Un gol del vasco Aritz Aduriz en la segunda parte ha servido para neutralizar el tanto marcado por el catalán Bojan Krkic antes de descanso y ha dejado en tablas el intenso y vistoso partido amistoso disputado en San Mamés por las selecciones del País Vasco y Cataluña.

El ambiente festivo vivido durante los noventa minutos por los casi 40.000 aficionados que practicamente han llenado 'La Catedral' ha realzado una cita de marcado carácter reivindicativo en favor de las selecciones oficiales para ambas comunidades, pero que como espectáculo deportivo en absoluto ha desmerecido a un partido oficial.

En su primera parte el encuentro ofreció un interesante frente a frente entre dos estilos muy diferentes, la intensidad y el juego directo de los vascos frente a la pausa y la calidad catalana encarnada sobre todo en Xavi, Corominas y la emergente estrella azulgrana, Bojan Krkic.

La selección vasca comenzó con buen pie

Así, el equipo del País vasco dominó a su rival durante la primera media hora a base de empuje y gozó de la primera ocasión de gol a los seis minutos en un buen remate de Fernando Llorente a pase de Joseba Etxeberria que desvió a córner con el pie Jorquera.

Etxeberria, en el 17, tuvo en sus botas el 1-0 pero su disparo desde la frontal fue rechazado por Morales, que acababa de salir al campo para sustituir a Jorquera. El meta del Barcelona, a la salida de un saque de esquina, se lesionó de manera fortuita en una rodilla, al parecer de gravedad, y tuvo que ser retirado en camilla.

El combinado tricolor, en consecuencia, dominaba y Cataluña aguantaba con solvencia con Xavi y buscaba las cosquillas a la zaga local con la movilidad de Sergio García y Bojan Krkic. En una de esas acciones, el joven delantero encontró la espalda de los centrales vascos para recibir un extraordinario pase de Corominas. Krkic recortó con clase a Lafuente y, a puerta vacía, le batió con un sutil toque que puso el 0-1.

Perdieron fueza con el gol de Bojan

El gol desconcertó al equipo de Iribar y Etxarri y a punto estuvieron de aprovecharlo primero Xavi y después Bojan, pero ambos se toparon en el 30 y en el 35 con inspirado Lafuente que evitó males mayores para el País Vasco. Con Etxeberria ya fuera del campo debido a problemas físicos, su sustituto, el también rojiblanco Aduriz, despertó a su equipo con un remate de cabeza resuelto con acierto por Morales.

Tras el descanso, y pese al carrusel de cambios, la intensidad no bajó un ápice. Cataluña buscó la sentencia a través de Krkic y Xavi pero fue el País Vasco, con el partido roto, quien consiguió equilibrar tras un contragolpe de manual iniciado por Aduriz en el área propia y ejecutado de manera brillante por el propio delantero.

En ese ida y vuelta, sin los referentes catalanes sobre el césped, los jugadores vascos tomaron las riendas y disfrutaron de un par de ocasiones para decantar el partido. Primero fue con una volea de un activo Mendieta despejada por Morales y, ya en el tiempo extra, a través de un remate de Gabilondo rechazado con el pie por el portero del Terrassa, otro de los destacados de equipo dirigido por Pere Gratacós.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos