La vieja feria de Gabon Zahar

Hace 225 años que los elgoibarreses celebran ferias el último sábado de mes, y mañana llega la más importante de ellas, la de Gabon Zahar

AITOR ZABALA
Los puestos de exposición y venta de productos agrícolas volverán a concitar el interés de los elgoibarreses y de los que visiten la localidad. [AITOR]/
Los puestos de exposición y venta de productos agrícolas volverán a concitar el interés de los elgoibarreses y de los que visiten la localidad. [AITOR]

ELGOIBAR. DV. Las calles de Elgoibar se preparan para recibir mañana a los miles de visitantes que se acercarán a esta localidad para disfrutar de la feria de Gabon Zahar y sus más de cien puestos de exposición y venta de quesos, frutas, verduras y otros productos del campo. No en vano, la feria elgoibarresa es una cita obligada para muchos vecinos de la comarca que, de este modo, se preparan para despedir el 2007 con el buen sabor de boca que cada año les deja la feria de Gabon Zahar.

Este rito se viene cumpliendo desde hace mucho, mucho tiempo, tal y como recoge el historiador elgoibarrés Koldo Lizarralde en el artículo que publicó en el programa de las fiestas de San Bartolomé de 2004. Según recogió Lizarralde en el libro de actas del Archivo Municipal, durante la primavera del año 1782 el consistorio elgoibarrés solicitó permiso al Real Supremo Consejo de Castilla para celebrar una feria mensual en la localidad. Hubo que esperar tres meses hasta que el 15 de agosto de 1782 el Ayuntamiento de Elgoibar recibió el pertinente permiso para celebrar una feria «con toda clase de ganados los últimos sábados de cada mes».

Esta respuesta venía a satisfacer una necesidad evidente para los vecinos de Elgoibar. En aquellos lejanos tiempos, era muy complicado deslindar el ámbito urbano del rural pues, de hecho, las casas del centro urbano tenían en su planta baja una cuadra en la que los moradores guardaban el ganado. Una convivencia tan estrecha entre personas y animales tenía que dar lugar a una serie de problemas y, para resolverlos, el consistorio elgoibarrés publicó una ordenanza municipal en la que se decretaba la prohibición de tener ganado en las casas ubicadas en el espacio comprendido entre el convento de Santa Clara, Ubitarte y la ermita de la Magdalena. «Los únicos que quedaron exentos de esta prohibición»-relató Lizarralde-«fueron aquellos que contaban con cinco o más fanegas de sembrado propio, pues esos podían tener una pareja de bueyes para utilizarlos en la labranza».

Punto de encuentro

La creciente prosperidad que estaba registrando el sector agrario en el siglo XVIII hizo necesario ofrecerles a los agricultores y ganaderos un marco en el que poder llevar a cabo sus transacciones. La figura de la feria mensual iba cobrando fuerza en diferentes localidades y Elgoibar no fue una excepción. Así, el 7 de mayo de 1782, el edil Juan Antonio Eizaguirre propuso en el Ayuntamiento la posibilidad de establecer un mercado de ganado en Elgoibar el último sábado de cada mes. Eizaguirre preveía que su puesta en marcha iba ser de mucha utilidad para la villa y pidió el beneplácito al resto de los ediles para solicitar el correspondiente permiso a las instituciones competentes. Un concejal se opuso, ya que dudaba de sus ventajas, pero el resto apoyó la propuesta de Eizaguirre y se creó una comisión encargada de realizar la solicitud.

La petición tuvo buena acogida y, 225 años después, los elgoibarreses se preparan para disfrutar mañana de la feria más multitudinaria del año.