Cambio inesperado en la alcaldía 1947

El Boletín de las Cortes publicaba la autorización al gobernador civil para el nombramiento del nuevo alcalde. Y los donostiarras se enteraban así de que a Rafael Lataillade le tocaba dejar la alcaldía.

Rafael Lataillade fue alcalde de San Sebastián entre 1942 y 1947./
Rafael Lataillade fue alcalde de San Sebastián entre 1942 y 1947.

Algunos permanecieron en su cargo apenas meses y otros marcaron la vida de la ciudad durante períodos de cuatro o cinco años. Hablamos de los alcaldes donostiarras del período franquista.

La mayoría han sido olvidados pero otros inquilinos de la Casa Consistorial, para bien o para mal, han quedado en la memoria colectiva de la ciudad. Los catorce alcaldes no elegidos democráticamente que tuvo San Sebastián entre 1936 y 1978 fueron, por este orden, José Múgica, José María Angulo, Antonio Paguaga, Rafael Lataillade, Félix Azpilicueta, Javier Saldaña, Juan Pagola, Antonio Vega de Seoane, Nicolás Lasarte, José Manuel Elósegui, Miguel Muñoa, Felipe de Ugarte, Francisco Lasa y Fernando de Otazu.

Desde Javier Saldaña, en 1948, los alcaldes fueron elegidos con cierta participación, a través de aquella fórmula de la democracia orgánica, que permitía votar a los representantes de los tercios familiar, sindical y económico, entre unos candidatos previamente aprobados por el régimen. Antes, las sucesiones en la alcaldía se producían a impulsos del partido único y el gobernador civil.

Hoy, 11 de diciembre de 1947, se producía uno de aquellos relevos, que presentaba DV en su portada bajo el título de El cambio de alcalde en el Ayuntamiento de San Sebastián. En la información se dejaba ver cómo funcionaban las cosas entonces: «Ayer los lectores de periódicos se vieron sorprendidos con la noticia de haber aparecido en el Boletín de las Cortes el nombramiento de procurador, a favor de don Félix Azpilicueta, en su calidad de alcalde de San Sebastián. Hacía bastante tiempo que se veía hablando de un remozamiento de la Corporación municipal, pero no se esperaba que se hiciera hasta primeros de año».

Elogiaba el periódico la labor del alcalde saliente: «Cinco años ha estado al frente de la Alcaldía don Rafael Lataillade. En ese tiempo, su caballerosidad, talento y donostiarrismo le permitieron desarrollar una labor intensa. (...) Dio tono a la presidencia de nuestro Ayuntamiento y logró una obra beneficiosa para SanSebastián. En varias ocasiones presentó su dimisión, que hasta ahora no le fue aceptada». La recuperación del Gran Casino para reconvertirlo en Casa Consitorial y los proyectos de viviendas para funcionarios municipales en San Roque y Eguía fueron puntos destacados en el mandato del alcalde saliente.

Fotos

Vídeos