El maestro Luis Irizar

El homenaje en el hotel de Londres reunió a los grandes cocineros guipuzcoanos, alumnos y cofradías gastronómicas

JOTI DÍAZ JOTIDIAZ@FACILNET.ES
El homenajeado Luis Irizar rodeado de Elizondo, Arzak, Subijana, Arguiñano, Roteta y Mocoroa. [FRAILE]/
El homenajeado Luis Irizar rodeado de Elizondo, Arzak, Subijana, Arguiñano, Roteta y Mocoroa. [FRAILE]

Les aseguro que es difícil reunir a los grandes cocineros guipuzcoanos. Trabajo, agendas varias, compromisos, son motivos para no conseguirlo. En esta ocasión había una causa mayor para no faltar a la cita. Esa causa mayor era Luis Irizar, maestro de maestros, un gran cocinero, en cuya escuela se han formado muchos de los grandes chefs guipuzcoanos y de otros lares. Luis es un hombre muy querido y respetado, buena gente, y que ha demostrado en su larga trayectoria, ser un gran profesional.

Entre Eurotoques, Asociación Europea de Cocineros, Sukal Leku, entidad de formación para cocineros vascos, la Federación de Cofradías Gastronómicas, el hotel de Londres y nuestro compañero y crítico gastronómico Juan José Lapitz, prepararon un gran homenaje a Luis Irizar.

Se llenó el gran comedor del hotel de Londres. Más de 200 personas quisieron arropar a este gran maestro. Presentó el acto la periodista Aloña Velasco. Le recibieron en la entrada más de 40 cofrades a los sones del Alkate Soinua, luego llegaría el aurresku de honor. Palabras de Roberto Uriarte, director del hotel Londres, Pedro Subijana, presidente de Euro Toques, Juan Mari Arzak, presidente de Sukal Leku y Luis Mokoroa, presidente de las Cofradías, que entronó al homenajeado como miembro de honor. También tomó la palabra Pili Manterola, del restaurante Iribar de Getaria y respondió el homenajeado con emoción y agradecimiento.

El menú de la cena lo prepararon los alumnos de 2º curso de la escuela que dirige el propio Luis Irizar. Los profesores, Visi Irizar, hija del homenajeado, Jose-txo Lizarreta y Luis Carrión acompañados de los alumnos Marcos Torranzo, Ander Atxurra, Mikel Otaegui, Paulina Morell, Elena Carballal, Markel Sanz, Carlos de la Fuente, Urko Zulaika, Pablo Sánchez y Nitzan Kenia, prepararon: ensalada otoñal con molleja de ternera; terrina de caza con chutney de higos; consomé de faisán con ravioli de hongos; lomo de corzo agridulce y chocolate con marrón glacé y helado de almendra. Un festejo gastronómico que vivieron los grandes chef: Carlos Arguiñano con su esposa Luisi Ameztoi, Martín Berasategui, Hilario Arbelaitz, Andoni Luis Aduriz, Juan José Castillo, Koldo Lasa, Tatus Fombellida y otros cocineros de gran nivel, que también son conocidos: Andoni Arregui (Kaia-Kaipe de Getaria), Mikel Garmendia (Atxega de Usurbil), Ramón Roteta, Juan Nales (Las Duelas de Haro), Iñigo Lavado (Ficoba de Irun), José Ramón Elizondo (Aloña Berri de Donosti). Muchos de los reseñados han sido alumnos de Luis.

De su familia, sus hijas Virginia, Isabel con Teodoro Pérez, Mari Carmen con sus hijos Jon y Xabier y su sobrina Ainhoa. Además los sobrinos Angel y José Luis del restaurante Buena Vista de Igueldo, donde Luis Irizar trabajó durante varios años.

Se quisieron sumar también un grupo grande amigos como Pepe Dioni (La Kabutzia), Javier Uranga, José Antonio Ciriza, Rafael Munilla, Iñaki Guimón, Javier Campuzano (director del hotel Dómine de Bilbao), Juanjo Mendioroz, Iñaki Goikoetxea (hotel de Londres), los Javier Ibáñez, padre e hijo, delegados de la bodega Cune, que obsequió el vino tinto, Imperial Reserva de 1999, Ainhoa Alzugaray, Oscar Fernández, Juan Ignacio Zubiarrain, José Ramón Berriozabal, Xabier Zapirain, Peru Almandoz, Maritxu Alzugaray, Pedro San Cristóbal, Juanjo Arruti, José Esteban Mauleón, Alex Mujika, María Rosa Larrañaga, Juan Manuel Ruíz, Bittor Irazusta, Daniel Irazusta, Alex Mugica, Juan Oñatibia, Estanis Aizpurua, Juan Martín Isasa, Arantxa Aristizabal, Borja Vaquerizo y Jon Etxeberria.

Las voces del ochote Egi-Luze que dirige Pello Mendizábal, amenizaron la fiesta. Tras la cena, Luis Irizar pasó por las mesas, agradeció a todos el homenaje, se sacó fotos y firmó autógrafos. Una magnífica manera de finalizar un día grande, que seguro siempre recordará el maestro de maestros. Enhorabuena Luis.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos