Rose acaricia el número uno de Europa en el Volvo Masters

FRAN GUERRERO

CÁDIZ. El duelo en la cumbre entre el inglés Justin Rose y el irlandés Padraig Harrington, que salieron juntos a disputar la tercera ronda del Volvo Masters, se inclinó a favor del primero, que está a 18 hoyos de proclamarse número 1 de Europa por primera vez desde que se hiciera profesional en 1998. El inglés ha sido el único jugador que después tres días se mantiene bajo el par del campo (-4), como líder destacado sobre los segundos clasificados al par del campo, su compatriota Simon Dyson y Harrington. El irlandés sigue luchando y apretándole las tuercas a Rose en la disputa por la victoria en Valderrama y por la corona europea.

Rose y Harrington se fueron marcando durante los 18 hoyos. Los nervios traicionaron al principio al joven inglés, que se dejó impresionar por el ganador del Open Británico, y comenzó con bogey-doble bogey. Sin embargo, fueron sus dos únicos fallos. A partir de ahí, Rose se vino arriba. Comenzó a desplegar su sangre fría y ese juego que le llevó hace unos años a casi ganar el Open Británico cuando era amateur. Ambos terminaron con 71 golpes, el par, excelente resultado por lo complicado del día.

El viento llegó en algunos momentos a fuerza 6 y fueron muy pocos los que bajaron del par del campo. La mejor vuelta del día fue para el alemán Martin Kaymer, que hizo 66 golpes y que se ha colocado cuarto, empatado con Ian Poulter, Colin Montgomerie y el danés Soren Kjeldsen, con +3.

Jiménez, adiós

Poco se puede decir de los tres españoles en competición. Las esperanzas de un segundo triunfo español en veinte años de historia del torneo se esfumaron cuando Miguel Ángel Jiménez comenzó a cometer bogeys en el hoyo 3, cuando más fuerte soplaba el viento. El malagueño terminó con 77 golpes (+7), y ya con pocas posibilidades de optar a los puestos de honor. «No le he pegado bien a la bola desde el tee y en este campo es lo peor que te puede pasar, porque desde el rough no se puede controlar la bola», lamentó Jiménez. Sergio García terminó con 73 golpes (+9) y Gonzalo Fernández-Castaño con 76.

La atracción que provoca el Volvo Masters ha llevado a la picaresca a algunos listillos, que se han fabricado pases para acceder al club. Dichos pases están tan bien hechos que los guardias de seguridad no puede detectarlos. Sólo tocándolos se puede distinguir el pase verdadero del falso. Por ello, la frase más utilizada ayer en la entrada del club de Valderrama era: «¿Puedo tocar su pase?». COLPISA

Fotos

Vídeos