Nace Oñati Racing

Los pilotos oñatiarras impulsan una peña automovilística para promocionar el deporte del motor en la villa La txosna y la exhibición festiva son su carta de presentación

MARIAN GONZÁLEZ
Cuatro de los pilotos oñatiarras que compiten en distintos campeonatos en la exhibición de coches antiguos de fiestas. [MARIAN]/
Cuatro de los pilotos oñatiarras que compiten en distintos campeonatos en la exhibición de coches antiguos de fiestas. [MARIAN]

OÑATI. DV. Oñati tiene ya su propio club 'motorzale'. Las pasadas fiestas patronales Oñati Racing hizo su presentación en sociedad organizando una exitosa exhibición de vehículos clásicos y montando una txosna. La taberna popular tenía un doble objetivo. Por un lado, sufragar actividades que promocionen este deporte en la villa y, por otro, lograr fondos para las asistencias de los pilotos.

El balance no puede ser más positivo y Mikel Altuna, el ideólogo del grupo, está muy satisfecho de la respuesta de la gente. Mikel forma junto a David Ardions, Juan Zelaia, Ruben Nogueiras y Urtzi Samaniego el plantel de pilotos aficionados oñatiarras en competición. Un grupo con un común denominador: la afición al automovilismo. Sin el eco mediático que generan las grandes figuras del automovilismo actual, los racings oñatiarras, sin prisa, pero sin pausa, con la paciencia y la afición como principales armas, han conseguido disfrutar de un deporte en el que el patrocinio es vital.

Al volante de vehículos que cuidan con esmero los cinco matan el gusanillo del motor. Juanon, Ruben y Urtzi corren en el Campeonato vasco navarro de Autocross y en slaloms y rallies de tierra. Los dos primeros con sendos Kadets GSI y el tercero en un Corsa GSI.

David, por su parte, quema adrenalina en los Rallysprint y el Campeonato de asfalto, conducuiendo un Renault Clio Sport, mientras Mikel se siente más a gusto en los Rallysprint de Tierra al volante de su Opel Corsa Gsi.

A otro nivel estaría ya Aitor Ramírez, que hoy precisamente corre con su BMW 320 ST en la Subida a Jaizkibel, la última cita puntuable para el Campeonato Vasco de Montaña, a la vez que valedera para el Campeonato Guipuzcoano y Navarro de la especialidad.

Tradición racing

El deporte del motor ha tenido siempre un importante bastión en Oñati. Vivió su época dorada con los éxitos de Jon Casais, que llegó a ser Campeón de España de la Copa ZX y corrió en el Campeoanto de España de Rallyes. Las citas del motor también han tenido un peso importante. Hubo años en los que se llegaron a organizar dos pruebas de autocross en Urrutxu. Ahí estuvo también la Subida Automovilística a Udana, o las competiciones de karts valederas para el Campeonato de Euskadi de la especialidad.

En definitiva, que el mundo del motor ha tenido y sigue teniendo un peso en la villa y Oñati Racing quiere hacerlo patente. Quieren aprovechar el acercamiento a este mundo que ha habido con los éxitos de Fernando Alonso, las retransmisiones televisivas y la popularización de la Fórmula 1. «El motor estaba algo marginado y la Formula 1, ha hecho que la gente vea a los pilotos desde otra perspectiva, con un talante más positivo» explica Mikel Altuna.

De cara al futuro Oñati Racing quiere organizar un slalom y alguna que otra actividad más. Además van a sacar más camisetas tras agotarse las que pusieron a la venta en las txosnas.

Los pilotos acaban de terminar o lo harán en breve la temporada, que habitualmente se disputa de marzo a octubre o noviembre, y tendrán a ahora unos meses para oficializar el club y preparar nuevas actividades. Eso sí, reclaman más ayudas por parte de las instituciones públicas y las empresas. Los motorzales oñatiarras pisan fuerte. Oñati Racing quiere insuflar el gusanillo del motor a niños, jóvenes y adultos.