Jakiunde será una «centrifugadora de excelencia» para una sociedad más libre

El lehendakari Ibarretxe afirma que «ya es una referencia que aporta tensión intelectual». Pedro Miguel Etxenike preside la academia, que quiere «ser útil con rigor y conocimiento»

IÑIGO URRUTIA IURRUTIA@DIARIOVASCO.COM
La mayoría de los académicos asistió al acto constituyente en el Salón del Trono del palacio de la Diputación. [ARIZMENDI]/
La mayoría de los académicos asistió al acto constituyente en el Salón del Trono del palacio de la Diputación. [ARIZMENDI]

SAN SEBASTIÁN. DV. «Veo a Jakiunde como una centrifugadora de excelencia tanto en la forma de hacer las cosas como en la comunicación a la sociedad de los avances del saber en todos los campos, ayudando a que la sociedad esté mejor informada y, sea por lo tanto, más libre». Así describió ayer Pedro Miguel Etxenike la naturaleza de la academia de las ciencias, las letras y las artes Jakiunde que preside y que está integrada por 26 miembros de la élite en diferentes ámbitos del conocimiento en el País Vasco, Navarra e Iparralde. Además, son miembros natos de Jakiunde el presidente de Eusko Ikaskuntza y los rectores de las universidades.

El lehendakari Juan José Ibarretxe presidió la constitución de esta entidad promovida por Eusko Ikaskuntza en el salón del trono de la Diputación de Gipuzkoa y remarcó que «antes de nacer sois ya una referencia para este país, desde la tensión intelectual que debemos mantener. Porque sólo un proyecto que descanse en la cultura, la ciencia, la tecnología y la innovación nos garantiza políticamente personalidad y económica y socialmente un desarrollo humano sostenible».

También intervinieron en la sesión constituyente el diputado general, Markel Olano y el presidente de Eusko Ikaskuntza, Xabier Retegui, mientras que excusó su asistencia el consejero de Educación del Gobierno de Navarra, Carlos Pérez-Nievas López de Goicoechea, que iba a acudir en representación de su presidente Miguel Sanz.

Etxenike, felicitado por su participación en el estudio que ha merecido la portada de Nature, dijo que Jakiunde nace con el propósito de «servir de guía y ser útil con rigor y conocimiento a la sociedad» en un contexto caracterizado por su complejidad y falta de certezas, «ausente de referencias seguras y en el que tendremos que aprender en la incertidumbre».

Conjuró el riesgo de que Jakiunde pueda convertirse en una «asamblea honorífica de sabios» , si bien advirtió que habrá que huir con el mismo empeño de la burocratización, «porque las regulaciones tienden a transformarse en inflexibles. Regulaciones diseñadas para evitar el mal uso de ciertos medios se convierten con frecuencia en barreras para su buen uso». A su juicio, la clave para hacer un pronóstico favorable sobre la nueva academia consiste en que reúne a personas «enamoradas de su trabajo, de sus campos del saber».

«El amor por lo que se hace -prosiguió- es camino más seguro para alcanzar el conocimiento que todos los experimentos metodológicos, sentidos del deber, promesas de recompensas y amenazas de castigo. Este idealismo es el pragmatismo más eficaz».

Durante su discurso, también dijo que Jakiunde se perfila como un think thank de excelencia que «sólo tiene sentido si se encuentra plenamente al servicio del país» y que reflexionará sobre «los grandes y nuevos retos -culturales, educativos, investigadores- de la comunidad científica y artística de la sociedad en general, garantizando la información al máximo nivel del conocimiento».

Entre sus funciones también figurará la de debatir proyectos planteados por las instituciones públicas y privadas interesadas, para favorecer «la adopción de las decisiones más acertadas».

En una intervención previa el diputado general Markel Olano pronosticó que Jakiunde puede desempeñar «un papel importante en la construcción de Euskal Herria y en la modernización y cohesión de la sociedad vasca».

Un pueblo de 7.000 años

A su vez, el lehendakari Ibarretxe ponderó que con Jakiunde se «retoma de nuestro mejor pasado el amor por la pasión por descubrir la cultura, la ciencia y la tecnología, que es el único camino por el que el pueblo vasco puede tener un lugar en el mundo».

Asimismo, remarcó que la institución constituida «entronca con lo que es la pasión, la visión, el trabajo fundamental que hoy queremos desarrollar desde las instituciones vascas en una alianza estratégica con el conjunto del país, para que milite en el compromiso con la ciencia, porque en el fondo, estaremos apostando por el futuro».

Ibarretxe también felicitó a Etxenike por la investigación que ha conseguido la portada de la prestigiosa revista Nature e hizo referencia al décimo aniversario del museo Guggenheim, con el que «hemos vuelto a tener un reconocimiento mundial. Parece mentira que un pueblo de 7.000 años haya necesitado de la innovación en materia de cultura para tener su sitio en el mundo», dijo.

Javier Retegui presidente de Eusko Ikaskuntza, subrayó que la academia surge de la sociedad de estudios vascos, pero que inicia un período constituyente que «partiendo de un reglamento inicial que ha servido para conformar la primera composición de Jakiunde, se desarrolle y tenga vida propia».

Concluyó su alocución con las palabras que escuchó el Lazarillo de Tormes de su padre. «Criado te he, e con buen amo te he puesto. Válete por ti».