El Gobierno Vasco aprueba un currículum que prima el euskera y la autonomía de los centros

Cada colegio diseñará su proyecto educativo, en el que decidirá desde las áreas con más horas hasta el idioma en que se imparte cada materia

MARTA FDEZ. VALLEJO
El currículum vasco afectará a los estudiantes que se encuentran estudiando en Primaria y Secundaria y que tengan entre 6 a 16 años de edad. [DV]/
El currículum vasco afectará a los estudiantes que se encuentran estudiando en Primaria y Secundaria y que tengan entre 6 a 16 años de edad. [DV]

BILBAO. DV. El consejo de Gobierno del Ejecutivo autónomo aprobó ayer el currículum vasco, el documento que recoge lo que deberá estudiar a partir de ahora un escolar en Primaria y Secundaria, entre los 6 y los 16 años, la etapas obligatorias. Se da así carácter oficial a esta profunda reforma educativa a la que deberán ajustarse todos los centros de enseñanza de la red pública y concertada de Euskadi. El Departamento hace dos grandes apuestas en su currículum: convierte al euskera en «lengua principal» en la escuela, con el propósito de lograr que todos los alumnos la dominen al acabar la Secundaria, y concede autonomía a los centros para que diseñen su propio proyecto educativo.

Cada escuela, instituto o colegio concertado de Euskadi elaborará un proyecto lingüístico y otro de contenidos, que responderán a las necesidades de su tipo de alumnado. Los claustros de profesores se encargarán de diseñar esos programas, con los que decidirán aspectos fundamentales como las materias que refuerza el centro con más horas de clase, los criterios de evaluación, cómo utilizará las lenguas, las asignaturas optativas que ofrecerá, los valores que quiere transmitir o, incluso, ampliar la jornada lectiva.

En el nuevo sistema educativo que dibuja el currículum los colegios deberán rendir cuentas de su funcionamiento ante la comunidad educativa y las familias, por primera vez. Educación marcará unos objetivos mínimos en cada área, desde las Matemáticas al Inglés, que tendrán que alcanzar todos los centros públicos y concertados. El Departamento realizará pruebas de diagnóstico a los alumnos en cuarto de Primaria y en segundo de la ESO para comprobar si logran esas metas. «Los resultados permitirán reorientar las actuaciones del centro», detalla el decreto.

La normativa, que se ajusta a la LOE, entra en vigor este año en primer y segundo curso de Primaria y en primero y tercero de Secundaria. El currículum se extenderá a todos los cursos de forma progresiva, año tras año. Cuando se complete el proceso cada escuela será diferente. Por ejemplo, todos los alumnos no aprenderán en el mismo curso las capitales europeas, estudiarán las asignaturas en diferentes idiomas o habrá niños que den más clases de Educación Física y otros más de Inglés, aunque en el decreto, el Gobierno vasco apuesta por aumentar las horas lectivas de Ciencias y Matemáticas como norma general.

El documento no concreta las medidas que se van a implantar para que el euskera se convierta en lengua principal en la escuela y se alcance un «bilingüismo real», a la espera de que el Departamento de Educación apruebe la ley que reformará los modelos lingüísticos aún vigentes: el A, enseñanza en castellano; el B, bilingüe, y el D, en euskera. La nueva normativa apunta que el nivel a alcanzar será el B2, equivalente al 'first' de inglés, y que cada colegio establecerá los «medios necesarios» para poder cumplir el objetivo del bilingüismo. Endurece también los requisitos para que un alumno logre la exención de euskera.

El decreto de currículum está ya en manos de los centros de enseñanza desde principio de curso y ha suscitado las primeras críticas. Los docentes se quejan de que no han recibido la formación necesaria para poder afrontar esta reforma y que aumenta su carga laboral. Hay también una carencia de materiales didácticos adaptados a los nuevos contenidos de la enseñanza vasca.

APRENDER COMPETENCIAS

Los alumnos van a notar el cambio en la forma en la que los docentes les van a enseñar las materias. Aprenderán competencias no contenidos. Adquirirán habilidades y destrezas para la vida más que centrar sus esfuerzos en memorizar los ríos de España -que también los estudiarán, pero de una forma más práctica-. Al igual que la LOE, el currículum fija ocho grandes áreas de aprendizaje del alumno, matemáticas, comunicación lingüística, tratamiento de la información y competencia digital, la cultural y artística, social y ciudadanía, aprender a aprender y autonomía e iniciativa personal. A partir de esas competencias el documento establece cinco objetivos para la Educación Básica en el País Vasco: 'Aprender a vivir', 'Aprender a pensar', 'Aprender a comunicarse', 'Aprender a vivir juntos', y 'Aprender a desarrollarse'.

CULTURA VASCA

El currículum incluye su proyecto sobre la transmisión de la cultura vasca en el objetivo general de Aprender a vivir juntos. «Conocer, valorar, y respetar los aspectos básicos de la cultura y la historia de Euskal Herria, así como su patrimonio artístico y cultural, al igual que la diversidad de culturas y sociedades», detalla. El texto marca la necesidad de que «el alumno aprenda a identificarse como ciudadano vasco en un entorno multicultural». El escolar será capaz también de «valorar de forma positiva tanto la lengua y cultura vascas como las lenguas y culturas de pertenencia y referencia».

REPETICIÓN DE CURSO

Los escolares pasarán de curso en Primaria si han alcanzado «el desarrollo necesario en las competencias básicas». Podrán permanecer un año más en esa etapa para cumplir los objetivos. En Secundaria sólo se puede pasar de curso con dos suspensos. En casos excepcionales, el equipo docente podrá decidir que el estudiante pase con tres materias si éstas no son Castellano, Euskera o Matemáticas. Esas mismas condiciones se establecen para lograr el título de Graduado en Secundaria. Se puede repetir el curso sólo una vez y dos como máximo en toda la etapa de ESO. Los alumnos podrán estar escolarizados en Secundaria hasta los 18 años.

RELIGIÓN

Todos los centros deberán ofrecer la asignatura de Religión. Los alumnos que opten por esa materia tendrán que elegir entre la Religión Católica, las de aquellas otras confesiones presentes en el Estado o Historia y Cultura de las religiones, ésta exclusivamente en ESO. Los centros dispondrán de medios para atender a los niños que no cursen Religión, sin que en ese espacio aprendan contenidos de otras materias.