Los archivos del País Vasco francés volverán a Bayona en dos años

Los documentos que se trasladarán desde Pau ocupan 2.000 metros El nuevo edificio recibirá también fondos municipales de varias localidades

I. IBARGOIEN

BAYONA. DV. Los archivos históricos del País Vasco francés volverán a Bayona. La capital labortana contará a partir de 2009 con un archivo propio, que acogerá casi todos los documentos concernientes al País Vasco que hasta ahora se guardaban en el archivo de Pau. La construcción de un archivo propio ha sido una reivindicación histórica y política. De hecho, uno de los primeros libros en entrar en el nuevo archivo de Bayona será el libro de actas del Lapurtarren Biltzarra del siglo XVIII, que fue sustraído por los Demo, como acto reivindicativo, y que aún permanece en su poder. Tal como prometió el colectivo, «el libro será restituido en el archivo de Bayona, cuando éste sea inaugurado».

Hasta ahora, era necesario trasladarse hasta Pau para consultar cualquier archivo histórico, lo que suponía un lastre sobre todo para los estudiosos e investigadores. Al nuevo archivo serán trasladados el conjunto de documentos totalmente constituidos en el País Vasco, mientras que aquellos que conciernan tanto al País Vasco como al Bearn se conservarán en Pau. Puestos en fila, los archivos que van a ser trasladados ocupan 2.000 metros. Los documentos de los siglos XIX y XX permanecerán en Pau, pero han sido digitalizados, para que puedan ser consultados tanto en Pau como en Bayona. En total ocho millones de imágenes constituyen el archivo digital común.

Además de los archivos que lleguen de Pau, el nuevo edificio de Bayona acogerá los archivos municipales de una decena de municipios, entre los que se encuentran Bayona, Biarritz y San Juan de Luz. También serán trasladados los archivos de la Cámara de Comercio e Industria de Bayona País Vasco, desde el siglo XVIII hasta la década de los 60. Como novedad, el archivo de Bayona acogerá también los archivos orales constituidos por asociaciones u organismos del País Vasco. Para la elaboración de este archivo particular, contará con la colaboración del Instituto cultural vasco.

El nuevo edificio tendrá 3.000 metros cuadrados, con una capacidad de archivo de doce kilómetros lineales, y está siendo construido en el corazón de Bayona. Este ambicioso proyecto costará más de siete millones de euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos