«En un recital de piano solo es donde más me entrego»

El intérprete guipuzcoano afronta una gira por Argentina y Uruguay tras ser seleccionado por el Gobierno Vasco

MARÍA JOSÉ CANO
Arkaitz Mendoza, que acomete uno de los retos más importantes de su carrera, ayer en Donostia. [LUSA]/
Arkaitz Mendoza, que acomete uno de los retos más importantes de su carrera, ayer en Donostia. [LUSA]

La próxima semana, Arkaitz Mendoza (Andoain, 1983) acometerá uno de los retos más importantes de su carrera. Viajará a SuRamérica para ofrecer una decena de conciertos por varias euskal etxeas de Argentina y recalará en Uruguay. En todos estos escenarios actuará solo, con su piano.

- ¿Cómo se siente, nervioso o ilusionado?

- Es la primera vez que hago una gira internacional. El año pasado realicé una de ámbito estatal, con cinco conciertos en Cataluña y Valencia, pero es la primera vez que voy al extranjero. Estoy más ilusionado que nervioso, aunque es una responsabilidad. Voy a tocar en varias euskal etxeas argentinas y en Montevideo, y es una novedad que en su programación se incluya un recital de piano, porque normalmente el Gobierno Vasco lleva espectáculos más relacionados con el folclore. Por eso, no sé cómo va a resultar.

- Usted va a ofrecer estos conciertos porque ha sido seleccionado por el departamento de Relaciones Exteriores del Gobierno Vasco. ¿Cómo se realiza la selección?

- Su objetivo es potenciar la cultura vasca. Por eso, presentas un proyecto a las euskal etxeas, si les gusta, te invitan y con esas invitaciones oficiales presentas tu proyecto en el Gobierno Vasco. Creo que se valora la juventud, la originalidad y la cantidad de euskal etxeas que se interesan por tu oferta. Al parecer, les gustó mi idea, porque tuve muchas invitaciones, y finalmente he sido seleccionado entre una veintena de proyectos presentados, aunque según creo, sólo había uno más de música clásica.

- Al ser seleccionado, ¿es el Gobierno Vasco el que subvenciona la gira?

- Claro, pero hay que ajustar mucho los presupuestos para que te escojan y luego siempre hay una negociación. Lo que he intentado es cubrir los gastos más o menos. Normalmente el alojamiento y algunas comidas corren por cuenta de las euskal etxeas y el resto lo paga el Gobierno Vasco.

- El hecho de ser conciertos de piano, ¿ha hecho más complicada la organización de la gira?

- Sí, ha sido un tema complicado, porque en muchas euskal etxeas no disponen de instrumento. En Buenos Aires no ha habido ningún problema, pero en otras ha habido que conseguir el instrumento, un piano de cola afinado. Me he pasado varios meses colgado del correo electrónico porque todo lo tiene que hacer uno, desde conseguir los pianos hasta la última negociación.

- El hecho de haber sido elegido como representante de la cultura vasca allí, ¿le crea una responsabilidad mayor?

- Sí, sobre todo porque hasta ahora no se habían hecho recitales de piano, es algo novedoso dentro de la cultura vasca en Suramérica. En este sentido, es una responsabilidad ser de los primeros en interpretar música 'clásica', aunque eso también me ilusiona mucho.

- ¿En que tipo de salas son los recitales?

- La mayoría se celebrarán en las euskal etxeas, pero como algunas son pequeñas, se celebrarán en bibliotecas nacionales. Estaré fuera desde el día 13 hasta octubre y la primera semana es muy intensa, con conciertos diarios en Buenos Aires, Las Flores, Azul, Montevideo, Chivilcoy, Buenos Aires de nuevo, San Nicolás, Paraná, tengo todavía por concretar la fecha exacta del concierto en Resistencia Chaco y al final actuaré en Rosario, dentro de la Semana Vasca Argentina. Coincide que este recital, con el que finalizo mi gira, está organizado dentro de una euskal jaia a la que acudirán todas las euskal etxeas de Argentina. Yo actuaré el día 4, dos días antes de que Ibarretxe acuda a unas conferencias, también dentro de esas fiestas.

- Va a ofrecer un repertorio con obras de Aita Donostia, Chopin, Liszt y Ginastera. ¿Lo ha preparado expresamente para esta gira?

- Las Tres Danzas argentinas de Ginastera sí, aunque las aproveché para el concierto que dí en la asociación de Cultura Musical de San Sebastián en junio. Voy a interpretar también los once primeros Preludios de Aita Donostia, que son los más conocidos, y seguramente daré alguna sorpresa como propina.

- En su programa también incluye la exigente 'Valle d'Obermann' de Liszt. ¿Por qué la ha escogido?

- He buscado un repertorio vistoso e incluyo algunas obras que interpreté en el concierto de Donostia. He seleccionado las que me parecían más apropiadas para el público para el que voy a tocar. El de ahora no está tan acostumbrado a este tipo de conciertos y he intentado que sea un repertorio universal con guiños vascos y argentinos.

- En su carrera lo que más abunda son los recitales de piano solo. ¿Es su género favorito?

- La verdad es que sí. Aunque suelo hacer música de cámara, en el recital de piano solo es donde más me entrego y me siento verdaderamente pleno. Como músico, es donde más me puedo desarrollar y creo que es también donde mejor me pueden valorar.

- ¿Y los conciertos con orquesta? ¿Es todavía una asignatura pendiente?

- Es un sueño. Tengo algún proyecto, pero todavía está sin atar. Me gustaría tocar el Concierto nº 1 para piano y orquesta de Brahms. El maestro con el que estoy trabajando en Barcelona es un especialista en la música de este compositor y me está aportando muchas cosas sobre él. Me encantaría tocar esta obra, es muy exigente en cuanto a técnica y requiere de gran madurez.

- ¿Es Brahms su compositor preferido?

- Me gusta especialmente el repertorio del periodo romántico. Creo que tengo más paleta de colores y sonidos para ofrecer. Es en el tipo de música que más cómodo me encuentro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos